Yo apuesto por el teletrabajo, y ¿Tú?.Por Roberto González Rico.

Yo apuesto por el teletrabajo, y ¿Tú?.Por Roberto González Rico.

 

@bertorrico

https://www.linkedin.com/in/roberto-gonzalez-rico/

Diversos estudios nos dicen que el teletrabajo ya no es solo que no se mantenga o que incluso aumente de forma más lenta, sino todo lo contario, detectándose un ligero retroceso con respecto a otros países desde el año 2013, en el que el teletrabajo descendió hasta un 27% de las empresas españolas, siendo la media europea de un 35%.

Y la verdad es que sorprende pues otros estudios nos hablan de que la productividad de las personas que se han acogido a esta nueva modalidad de empleo aumentan entre un 5% a un 25% su productividad, frente a los que siguen en el sistema de trabajo en la oficina común, vamos la de toda la vida.

Pero parece que dejados atrás los peores años de la crisis, los empresarios han creído conveniente que ya era de que los trabajadores volviesen a la oficina no fuese a ser que se durmieran ahora que la cosa ya va mejor, y lo que antes supuso una gran ventaja se volviese en desventajas.

No estaría de más, creo yo, que esa gente que lo tiene y bien merecido pudiesen seguir disfrutando de este sistema, pues como dicen los estudios ha sido una buena medida a la crisis.

Pero el empresario de turno sigue pensando que donde mejor rinden sus trabajadores es en la empresa, en esa absurda idea presencialista de calentar silla, aunque uno no haga más que mirar para el reloj o el ordenador.Y digo absurda porque está científicamente demostrado que .la atención y la concentración desciende, haciendo cometer errores de bulto a los trabajadores superado un número determinado de horas.

El miedo al cambio, a lo nuevo, a perder el control sobre sus trabajadores es algo para lo que no están preparados aún, por eso que ya está bien que se cambien determinados horarios y se flexibilice la jornada laboral, pero el verdadero cambio está en la mente, el cual como músculo debe ser entrenado.

Pero como a muchos ya les ha ido bien este modelo para que cambiar, haciéndolo solo en determinados casos cuando la cosa está casi que arde, como en un último intento desesperado, pero que desde un principio en la mente del empresario ya tiene una fecha de caducidad.

Seguimos con la falta de control y el hecho de la idea de que una persona que no trabaja dentro de la empresa de forma física no va a llevar en su corazón a la empresa como alguien que está allí calentando silla de sol a sol.

Además que sería más difícil transmitirle esos valores de la empresa, que posibiliten que éste se pueda identificar en mayor medida con la empresa, pero los estudios nos hablaban que el teletrabajo aumentaba la producción, y al final eso es lo que quieren todos los empresarios, entonces qué más da eso de sentir la camiseta, que es muy bonito y queda muy bien para la galería si estos trabajadores de presencia física tienen una menor productividad.

También existe la idea del individualismo asociada al teletrabajo, el cual ven como un modelo poco colaborativo y donde puede que un trabajador no comparta cierta información con otro y pierdan la oportunidad de crecer como equipo, donde cada uno pueda aportar su conocimiento y experiencia.

Claro, a ver quién es el listo que se atreve a decir en una empresa donde el trabajo de presencia física es casi como una religión para instaurar un modelo como éste, que pueda romper ciertos privilegios que algun@s de los trabajadores puedan sentirse en posesión de los mismos, por esa fidelidad, el sentir la empresa como si fuese suya o hacer un sinfín de horas, aunque su productividad no sea del todo la esperada.

Yo desde luego soy partidario del teletrabajo, y más en ciertos trabajos, pues creo que puede ayudar a que el trabajador esté más satisfecho, y con ello pueda aumentar la productividad, por el ahorre de costes y también en tiempo ( sobre todo en las grandes ciudades), o para retener el talento, pues permite al trabajador conciliar vida laboral y familiar según necesidades.

Ahora bien, están la mayoría de las empresas españolas para dar este salto, creo que aún no, pues como comenté anteriormente primero se ha de cambiar el chip, la mente, pues queda muy bonito decirlo, pero para que tenga éxito y beneficios se ha de creer en este modelo, y para ello hacen falta líderes que crean en ello y que sepan según que trabajo o persona poder llevarlo a cabo, pues todos sabemos que sin disciplina, medios y recursos apropiados para la realización del trabajo o la sensación de aislamiento pueden llevar al fracaso de su implantación.

A mí me gustaría desde luego, porque creo en ello, y porque soy constante y no me hace falta tener a un@ jef@ detrás las 40 horas de la semana recordándome si he hecho esto u lo otro, pues además también soy una persona bastante proactiva » Normalmente lo que podría hacer hoy ya lo hizo ayer» (comentario extraído de mi Linkedin,  realizado por mi ex jefe en Grup Organigrama).

Y a ¿ti te gustaría?…

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial