Nostálgicos. Darrell Armstrong, surcando los cielos ourensanos. Por Roberto González Rico.

Nostálgicos. Darrell Armstrong, surcando los cielos ourensanos. Por Roberto González Rico.

@bertorrico

Hoy vengo de nuevo después de unas largas y merecidas vacaciones con un especial más de nostálgicos, y lo voy a hacer con un pequeño base que solo estuvo una temporada en la ACB, pero menudo año del que gozaron en tierras ouresenas con Darrel Armstrong, un pequeño base nacido en Gastonia, Carolina del Norte, hace ahora 51 años.

Armstrong era un base explosivo de 185 cms, y con unos muelles tremendos, que empezó a jugar a este deporte de forma un poco tardía,  fue en su último año en high school, y la Universidad de Fayetteville en su temporada como junior cuando decidió empezar a hacer sus primeras canastas, y la verdad es que no le fue nada mal.

Armstrong pasó a tener espectaculares dos últimas temporadas para los Broncos, ganando el campeonato de clavada de 1990 CIAA para ganarse el apodo de “Sky” y promediando 16.4 puntos, 3.6 rebotes y 4.7 asistencias para ganar los honores de All-CIAA en 1991.

En el verano de 1990, Armstrong pasó muchas horas en el gimnasio de Ashbrook, después de ese verano me volví un mejor tirador haciendo esos ejercicios”, dijo Armstrong. Lo siguiente que sé es que estaba tirando tiros de forma consistente“.

Pero no lo suficiente como para ser drafteado, comenzando una pequeña aventura, primero en alguna liga menor americana, posteriormente en Chipre, para recalar, de la mano del gran Randy Knowles en Ourense, una pequeña ciudad gallega, que estaba empezando a hacer ruido y crecer como proyecto baloncestístico, junto a otros equipos gallegos, como el Oar Ferrol o el Breogán de Lugo.

Venía con la presión de sustituir al mago de Memphis, Andre Turner, y vaya si lo consiguió, firmando aquella temporada una de las mejores  temporadas individuales que se recuerden en nuestra liga, dejando boquiabiertos a los espectadores de las canchas que pisó en los 38 partidos ACB disputados, en los que promedió 25 puntos, con un 42% en t3, 4 rebotes y 3 asistencias.

 

Es el máximo anotador de la competición, por delante de un tal Oscar Schmidt , así que Uds ya se pueden ir imaginando la pedazo temporada que se cascó este pequeño gran volador.

Ni que decir en cuanto a espectacularidad se refiere la dupla formada con Chandler Thompson, otro aviador con el que compartió el espacio aéreo de las canchas españolas durante ese año, sin duda una de las más espectaculares que se recuerden en la historia de nuestra liga.

Era un habitual de las 10 jugadas más espectaculares de cada jornada, quién lo diría, pues apenas superaba los 180 cms, pero vaya brincos que se pegaba, muy estéticos además, de hecho pronto empezaron los motes, quedándole el de astronauta, por su gran afición a coger la vía aérea siempre que podía .

Su impacto fue tal, y tan solo en un año, que hace no mucho leía una noticia de un base que llegaba a Ourense, Kile Fogg, y ya lo bautizaban como el nuevo Armstrong, pero ni por asombro, menudos son estos periodistas de querer estar siempre viendo al nuevo Jordan, al nuevo Magic, el nuevo Petrovic, pues déjenme decirles que cada jugador es diferente, ya no solo en su juego, si no también en su forma de pensar, reaccionar, sentir, etc,…por lo que no sigan por ese camino, que bendito sea el favor que se les hace a alguno de ellos.

Pero como se suele decir poco duró la alegría en casa del pobre, pues sus poderosas actuaciones no pasaron desapercibidas para los ojeadores de la NBA, quienes así de un plumazo, concretamente fueron los Orlando Magic se lo llevaron para que surcase los espacios aéreos de las canchas americanas, haciendo una  carrera muy digna, sobre todo las temporadas (98-02) y las 2003-04 y 2004-05 en New Orleans.

La verdad es que lo trabajó y mucho, tras unos primeros años muy dubitativos y con muy poca presencia en el roster de los Magic, tuvo que esperar hasta su quinta temporada para empezar a hacerse un hueco entre los más grandes, siendo nominado la temporada 1998-99 como el mejor 6º hombre y el más mejorado, algo que nadie más ha conseguido hasta la fecha.

Fueron temporadas muy regulares en su juego y estadísticas, ganándose un puesto de titular en los Magic, siendo un habitual de los Playoffs, hasta que en 2003 se fue a los Hornets donde jugaría dos años, para pasar a Dallas, donde casi ganaría el anillo,  y finalmente a los Nets, donde tras una temporada se retira, a punto de cumplir 40 años, en 2008.

En total fueron un total de 891 juegos, en 15 temporadas, casi 23 minutos por partido, para 9.6 puntos y algo más de 4 asistencias.

Como muchos otros jugadores ha seguido vinculado al mundo de la canasta, siendo desde la temporada 2009 el entrenador asistente de los Mavericks, con los que pudo vengarse y conseguir el título de campeón de liga que se le resistió como jugador.

Sin duda un premio más que merecido, premiando su gran trabajo primero como jugador y posteriormente como entrenador, y donde seguramente el año que estuvo en Ourense mucho tuvo que ver en la evolución que tuvo este jugador, una pena no poder tenerlo por más tiempo en la ACB, pues sin duda alguna que es de esos jugadores que  por que quieras nunca se olvidan, he aquí un ejemplo.

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial