Intentando comprender a Michael Jordan. Por Roberto González Rico.

Intentando comprender a Michael Jordan. Por Roberto González Rico.

https://www.facebook.com/roberto.gonzalezrico

@bertorrico

https://www.linkedin.com/in/roberto-gonzalez-rico/

 

Hoy ya acabado el serial de Michael Jordan y los Bulls, quiero dar mi punto de vista, trataré de ser los más objetivo posible, pues tampoco voy a negar que Jordan es uno de mis ídolos deportivos, una persona a la que intentaba copiar dentro de mi día a día, siendo un claro referente en mi vida ya no solo cuando practicaba deporte, si no en mi vida personal.

Ya sé que much@s estas semanas diréis que menudo referente, qué menudo ejemplo, aunque creo que una vez pasado el tiempo y con la distancia  seguro que ya no lo veis tan monstruo, aunque creo que él poco le importe, pero ello no quita que seguro que se arrepiente y no poco de algunas de esas acciones orientadas a la obtención de los objetivos propuestos.

Pero es que amigos y amigas el baloncesto es un deporte de equipo, y como bien sabéis el trabajo en equipo es desde hace un tiempo una las competencias más problemáticas de todo equipo, bien sea deportivo, familiar o laboral.

Y más en esos años, estamos hablando de hace 25-30, que en esta campo es una auténtica barbaridad, los paradigmas dentro del campo de la psicología y con ello de la conducta han cambiado y mucho, hablamos de una época en esta campo bastante prehistórica y arcaica.

Seguramente en estos días, con profesionales más preparados en este campo, las formas y métodos de actuación hubieran sido otros bien distintos, aunque también todo depende en gran medida de los objetivos que te propongas, las personas hemos ido evolucionando, y lo que ahora casi que se ve como un delito en aquella época era algo «normal«.

O nos ha pasado a Vosotr@s analizar conductas de hace años y cuando las veis os da hasta un poco de horror, yo el primero, y es que a veces las situaciones nos hace sacar un Yo que habita dentro de nosotr@s pero que tratamos de esconder y no mostrarlo por el miedo a que dirán, pues nuestra imagen y autoconcepto está muy determinado por los demás.

Vivimos en una sociedad donde tratamos de ser amables, correctos, justos, educados, etc..y muchos pensamos que somos así, pero si le preguntamos a los demás seguro que nos llevaríamos una sorpresa, y ello sin ser profesionales dentro de ámbitos de una gran exigencia, sin ser llevados a situaciones límite, pues imaginaros que la mayor parte de nuestros días estuviesen marcados por un nivel de esta exigencia máxima, pensad en ello…

Yo no quiero defender a Jordan, ni me conoce, ni le debo nada, no tendría porque hacerlo, yo lo que intento es encuadrar sus conductas dentro un contexto, y entenderlas dentro de un todo y no quedarme tan solo con lo me interesa, sea para bien o para mal.

Yo creo que muchos de los líderes dentro del deporte, Jordan es uno de ellos, llevan en su cargo esta responsabilidad. se les paga por ello también, en las empresas pasa exactamente lo mismo, y no todos saben, ni pueden ejercerlo como tal, no es tan fácil,  para ello hay que tener una serie de conocimientos determinados, y aún así tampoco te garantizan que sean los idóneos ni adecuados para conseguir los objetivos.

Aquí no funciona el si realizo esta conducta obtendré estos resultados, no es una ecuación matemática, hay otros factores determinantes, hablamos de situaciones, contextos, cambiantes, entornos dinámicos, con muchos agentes influyentes, y donde cada movimiento debe ser medido al máximo milímetro, ya que este nivel todo se magnifica, la exposición es tremenda, y cualquier mínimo error te penaliza y mucho en la búsqueda de ese objetivo y meta, en algunos casos ya sin margen de error.

A veces pienso como le iría a los Bulls si Jordan hubiese sido de otra manera, y si hubiesen conquistado todos los títulos logrados durante todos esos años, potenciando más las habilidades y talentos de sus compañeros, dándoles valor a sus acciones, preocupándose por ellos, es decir, lo que hoy en día se conoce como un Líder, en contaposición a esa figura del Jefe tan arraigada en la sociedad de esos años, y también en la de estos años.

Aunque si bien es cierto, que poco a poco se está trabajando en esta área,  para lograr que estos líderes se acerquen más a la visión actual de lo que se requiere de una persona de esta influencia, y conseguir que haya un compromiso,una cultura de empresa, para que todos jueguen los minutos que jueguen se sientan partícipes y útiles, y se pongan de un mismo lado para ir a conseguir esos objetivos.

Y sobre todo que esa persona esté contenta y se sienta orgullosa de su trabajo y de pertenecer a una institución como en este caso la de los Bulls.

Desde mi punto de vista un líder, no debe motivar a sus compañeros, yo soy de los que piensa que las personas deben venir motivadas de casa, lo que un líder debe conseguir es que su equipo no se desmotive durante ese camino de baches, y es ahí donde radica su verdadero valor, debe trabajar para que esos niveles estén siempre dentro de unos niveles óptimos, tampoco es buena una sobremotivación, y más cuando hablamos de una temporada tan larga y con tantos partidos.

Claro, la motivación no es eterna, y hay que ir introduciendo nuevas variables en cada momento, ir combinando estímulos internos y externos, ir jugando con ello, para que en el momento cumbre estar más o menos todos en un buen nivel para la lucha definitiva, que como hemos visto en el documental no es dura, es durísima.

No todos estamos preparados para ello, esto requiere de un entrenamiento mental muy duro, aparte del deportivo, que ya lo damos por supuesto, y Jordan, que es humano, no es un extraterrestre de otra galaxia como nos han creer, si bien es cierto que consigue sus objetivos, la mella psicológica que deja en los jugadores esas pequeñas guerras que se van sucediendo a lo largo del año es importante.

De ahí por ejemplo que Jerry Krause luchase por el fichaje de Kukoc por ejemplo, pues a su talento y calidad se le unía que había vivido una dolorosa guerra, la de los Balcanes, entendiendo que era una persona dura y que estaba preparada mentalmente para la guerra deportiva de la NBA. En los JJOO de Barcelona ya se encargaría de dejarle bien claro a Jordan que no era de los que se venían fácilmente abajo, donde tras un primer mal partido con Croacia ante los EEUU supo reponerse y realizar una buena final, creo que en ese momento Jordan fue cuando internamente le daría la bendición para formar parte de su equipo.

Cada equipo debe tener bien definida su organización y estructura, debe haber unos roles bien definidos, los cuales deben ser consensuados y aceptados por sus integrantes, y donde lo que se trata es de juntar las aptitudes y talentos de cada miembro, para conseguir un proyecto que sea fructífero y duradero, teniendo muy en cuenta y respetando las características individuales de cada miembro.

No si éste fue el caso de los Bulls, habría que ver qué fue de aquellos jugadores que formaron parte del equipo y posteriormente se fueron a otras franquicias, y analizar si mejoraron, y si lo hicieron en qué, y ver hasta qué punto ello había sido producto de este cambio.

Y por otra parte analizar aquellos jugadores que llegaron a los Bulls de otros equipos, y analizar si mejoraron con respecto a sus equipos anteriores y saber lo qué mejoraron.

Claro, esa posible mejora habría que contextualizarla, y ver qué porcentaje de ella se debe a ese cambio de equipo, lo cual no es nada fácil, numéricamente si se podría, pero ya si nos ponemos a analizar otros aspectos más intangibles como el trabajo en equipo, liderazgo, iniciativa o creatividad la cosa ya no lo sería tanto, pero no imposible hoy en día ni mucho menos, en aquellos años bastante más.

O también podríamos pensar que habrían logrado los Bulls sin Jordan, quién cogería su relevo como líder, lo cual pienso que es imposible, tendrían que reorganizarse y adquirir como equipo todos los jugadores nuevas responsabilidades, con lo que ello conllevaría, puede ser posible que no todos quisiesen ni estuviesen preparados para ello.

A veces en nuestro trabajo también nos pasa, es mucho más fácil y cómodo estar bajo el paraguas de ese compañero, y que cargue él con todo, sin salir nosotros de nuestra zona de confort y hacer alguna cosa que eché todo por la borda, y que luego la gente del equipo, los aficionados, los medios, etc…vengan a por Nosotros, eso no todo el mundo lo aguanta ni lo quiere para su vida, pues ello tiene un precio, en muchos casos un alto precio.

Pero a diferencia de muchos líderes Jordan era de los que predicaba con el ejemplo.  y claro que era exigente con los demás, pero es que ya lo era consigo mismo, supongo que tampoco sería tan fácil estar en su piel, la competitividad y querer formar parte de la historia muchas veces tiene un peaje, seguramente que harás muchos enemigos por el camino, incluso dentro de tu equipo y de tu organización.

Pues no tod@s están dispuestos  a casi todo para alcanzar esta gloria, ya que las necesidades y objetivos dentro del equipo pueden variar, y hay gente que para llegar a ello elige otro camino, que en el caso de los Bulls nos quedará esa duda existencial de si podrían haberlo conseguido con otro tipo de liderazgo.

Yo lo que pienso es que seguramente si Michael no hubiese realizado ese parón en el 93, seguramente no habrían alcanzado esos 6 títulos, pues es un estilo que desgasta y mucho, son equipos preparados para luchar óptimamente durante un tiempo determinado pero que debido a su funcionamiento crea unas relaciones muy tóxicas, las cuales se vuelven contraproducentes tras un período de tiempo, es lo que tienen las guerras psicológicas.

Y así podría seguir hasta el infinito, entrando en detalle en mil cosas, pero creo que ya se ha escrito mucho sobre el tema, y tampoco quiero cansaros con números, sucesos, declaraciones, etc…y otras historias.

Lo único que he pretendido es dar un enfoque desde el punto de vista de mi profesión y los conocimientos que he adquirido durante mi vida laboral, sin apenas dar nombres y datos, exponiendo tener otro punto de vista, que ayude a entender, que no justificar, no todo vale para conseguir los resultados, unas conductas que en algunos casos no fueron las mejores ni más correctas, pero quién no se ha equivocado alguna vez, quién no se arrepiente de alguna conducta inapropiada con sus hijos, mujer, padres, hermanos, compañeros de trabajo, etc,…que tire la piedra el primero.

Y es que no siempre uno es consciente de lo que hace, a veces se lo tiene que decir otros, o dejar pasar el tiempo y hacer un ejercicio de autoreflexión, y tampoco eso siempre ayuda.

En fin, deciros que yo seguiré siendo admirador de Jordan, ya que por mi trabajo he desarrollado esa capacidad para entender las conductas de los demás, y tampoco voy a dejar que una serie me cambie el pensamiento, su obra debe ser vista desde la globalidad, en todo su conjunto, y es con ello con lo que me quedo,aunque repito que ningún fin justifica la utilización de cualquier medio.

Aunque también deciros que hay excepciones, y que no todas las reglas son universales, y más cuando aparece un jugador de este tipo, pues muy seguramente que no volvamos a ver un deportista  de estas dimensiones dentro del mundo del baloncesto, al menos yo.

 

Y es que no debemos ni podemos olvidar que estamos hablando de un ser humano, con los mismos sentimientos que podemos tener tú yo, una persona que siente, se emociona, llora, ríe, y que no es ese marciano que nos hicieron llegar a creer.

Pues hasta aquí hemos llegado, saludos y hasta otra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial