Baloncesto: En peligro de extinción

Baloncesto: En peligro de extinción

Roberto González Rico

El Diván del Deportista

@bertorrico

madison

¿Tanto ha cambiado el Baloncesto’. Adams y Mumbrú pelean por ser el máximo anotador con 15 puntos de media, lejos de los 25-30 de antes.

Éste era el título de un artículo escrito el pasado miércoles 6 de abril por Javier Maestro en encestando.es prestigiosa y reconocida página Web especializada en el deporte de la canasta.

El motivo de esta pregunta responde a que los dos máximos anotadores de la competición, y máximos aspirantes a dicho premio, el base Baskonista Darius Adams y el veterano multiusos Alex Mumbrú, una vez retirado de la pugna por lesión,  el killer del Rio Mombus,  Adam Wazcynski, apenas sobrepasan los 15 puntos de media,  concretamente 15,3 el primero y 15 el segundo.

Lejísimos quedan aquellas estratosféricas y marcianas cifras de Walter Berry (33,4 en la temporada 1990-91), Oscar Schmidt (33, 2 en la 1993-94), ó los 33 de Eddie Phillips de la 86-87.

Walter Berry

Walter Berry Máximo anotador ACB 1990-91.

Una vez ya en el planeta tierra, analizando los datos de últimos años, observamos que después de la temporada 2006-07, en la que la bomba Navarro fue el mejor anotador de la competición con 17,3 puntos, Rudy Fernández en la temporada siguiente, fue quien se llevó el galardón volviendo a situar la media por encima de los 20 puntos, dejándola en 21,2.

Fue un falso espejismo, puesto que en las últimas siete temporadas, ningún máximo anotador consiguió alcanzar los 20 puntos, el que más se acercó fue Igor Rakocevic con 19, 8 puntos.

Rudy

Rudy Fernández, el último máximo anotador de la liga ACB con media superior a los 20 puntos. Temporada 2007-08

La temporada pasada el máximo anotador fue Andy Panko, con 18,6 puntos, quien ya lo había sido la temporada anterior, por lo que si vemos las medias de Adams o Panko estamos en casi 3,5 puntos menos por partido, y menos la mitad por ejemplo de los 3 extraterrestres citado anteriormente, si aquellos del club de los 33 ¿los recuerdan?, ¿cuesta, a que sí?.

A simple vista el cambio es abismal, ahora bien, nos surgen muchas preguntas al respecto, a las cuales trataremos de dar respuesta, bien a través de los datos y de la experiencia que te da el ver baloncesto casi desde la cuna.

Allá vamos, no tengan duda de que alguna conclusión extraeremos y seguramente que sabremos un poco más de lo que está pasando y por qué. Iremos por partes.

Adams, máximo anotador de la ACB este año con una media de 15,3 puntos (2,7 canastas de tres, 2,7 de dos y 2 tiros libres). Para ello intenta (7,1 t2, 5,2 t2 y 2,3 t1), con un total de 23 minutos por partido. Es decir, anota los mismos tiros de dos que de tres, aunque necesita dos intentos más desde el triple.

Su producción anotadora es de 0,66 puntos por minuto.

Si esta estadística individual la valoramos en el global del conjunto Baskonista representa el 17,77% puntos anotados por su equipo.

Su equipo es el segundo máximo anotador con una media de poco más de 86 puntos por partido.

Si tenemos en cuenta los totales acumulados de t3 y de t2 del equipo Vitoriano, tenemos que Adams lanza casi un 28% del total de t3, mientras que en t2 ese % baja ostensiblemente hasta el 14%.

darius-adams-laboral-kutxa-vitoria-gasteiz-eb15-810x405

Darius Adams quien a falta de 8 jornadas para la finalización de la liga regular de la ACB comanda el ranking de máximos anotadores.

Resulta curioso el hecho de haber intentado casi 50 triples más que tiros de dos (184-136), convirtiendo un tiro más de dos (70-69), con unos % más que aceptable de un 38% en t3 y de un 51% en t2.

Por su parte Mumbrú, excelente temporada la del veterano ala-pívot Barcelonés, que en junio cumplirá 37 años, la distribución es la siguiente.

Anota 2,1 t3, 3 t2 y 2,8 t1 por partido, necesitando para ello lanzar 5,7 t2, 6,3 y 3,2 tl por encuentro, en los 30 minutos que juega en cancha, dada su polivalencia.

Su producción anotadora es de 0, 5 puntos por minuto.

Su equipo, está situado en la zona media de la tabla de anotación, casi 9 puntos por debajo del Laboral-Kutxa de Adams, con una media de 77 puntos.

Si tenemos en cuenta los totales acumulados de t3 y de t2 del equipo de Bilbao, tenemos que Mumbrú   lanza casi un 21,4 % del total de t3, mientras que en t2 ese % baja hasta el 19,1 %.

En su caso si encontramos un cierto equilibrio entre los tiros intentados de tres y de dos (147-165), convirtiendo (55-77), con un % de un 37% en t3 y de un 47% en t2.

Si observamos los puntos que anotan por partido, vemos que la máxima anotación de de Mumbrú esta temporada es de 24 puntos. En tres partidos ha anotado 21 puntos y en otro 20, es decir, sólo en 5 jornadas de las 26 disputadas ha estado en los 20 o superando éstos. Destaca ante todo su regularidad, dado que en solo 4 partidos no alcanzó los 10 puntos.

Por su parte Adams en estas 26 jornadas en 7 de ellas ha estado por encima de los 20, su mayor marca es de 29, pero por su parte en 6 partidos ha bajado de los 10, incluso en 3 de éstos su producción fue inferior a 5 puntos. Por lo tanto en el base Baskonista detectamos mayor irregularidad, de hecho es un jugador más de rechas e irregular que Mumbrú, el cual al tener más recursos puede compensar por ejemplo un mal día en el tiro de 3, bien posteando o bien  buscando ir a la línea del tiro libre, en la que acredita un 88%.

mumbru

Candidato a ser el tercer líder anotador español en la historia ACB tras la senda de Rudy y Navarro.

Vayámonos al pasado del baloncesto, y centrémonos en algún caso concreto para poder determinar algunas de las causas de este profundo cambio en este deporte en los últimos años.

Por ejemplo, tomemos las estadísticas de Walter Berry, en aquella temporada 90-91 en la que se fue a los 33, 4 puntos por partido.

El jugador Norteamericano del desaparecido Atlético de Madrid Villalba disputaba 39 minutos por partido, lanzando un total de 761 tiros, 747 de dos y 14 de tres.

De los 30 partidos de jornada regular disputó 27, lo que nos dice que son 28 lanzamientos por partido, poco más de 27 de dos y 0,5 de tres.

Su producción fue de 0,85 puntos por partido.

¿Cómo se quedan?, interesante ¿no?, convirtiendo 421, 419 de dos y 2 de tres, o lo que es lo mismo 15 canastas de dos, de las triple en su caso no las mencionamos, son anecdóticas, puesto que se desenvolvía como pívot, y en aquellos tiempos las posiciones eran más rígidas y más especializadas, no había tanto lío de roles como en el Basket actual por hablar claramente.

Otro ejemplo, es el caso de Velimir Perasovic, actual entrenado baskonista, quien con 5 galardones ostenta el record de máximos anotadores en la ACB, 4 de los mismos seguidos entre las temporadas 98-02 en el Fuenlabrada.

perasovic2

Perasovic 5 títulos de máximo anotador ACB, el que más “pichichis” tiene.

Si analizamos la temporada 2000-2001, en la que obtuvo 22, 9 puntos, vemos que disputaba casi 37 minutos, lanzando 234 lanzamientos de tres y 292 de dos, convirtiendo 100 y 163 respectivamente,  para unos más que notables 43% y 56%.

Su producción fue de 0,6 puntos por partido.

Es decir, el bueno de Peras intentaba casi 7 triples y 8,5 tiros de dos, lo que supone 15 lanzamientos, muy lejos de los 28 de Berry, con una década de diferencia, pero ya más cercano a los 12 de Mumbrú o Adams.

Analicemos ahora dos jugadores de las mismas posiciones que Adams y Mumbrú, como son el caso de Darrell Amstrong (Coren Ourense, 1994-95) y de Walter Herrmann (Fuenlabrada 2002-03).

Darrell Amstrong:

El base norteamericano fue el máximo anotador de la temporada 1994-95, en la que obtuvo una media de 24, 6 puntos en 34 encuentros, en los que disputó una media de 39 minutos, lanzando 338 lanzamientos de tres y 293 de dos, convirtiendo 142 ( 42%) y 167 (57%) respectivamente.

Darrell

Uno de los concursos de mates de la ACB que ganó.

Su producción fue de 0,6 tantos por encuentro.

Para ello intentaba casi 9 triples y casi 8 tiros de dos, lo que supone 15 lanzamientos, los mismos que encestó Perasovic en la temporada 2000-2001. Llama la atención que intentase 45 triples más que canastas de dos y más teniendo en cuenta su gran % en estos últimos así como su gran potencia física para penetrar y machacar el aro con sus apenas 1,82 cms.

Walter Herrmann:

El ala-pívor argentino fue el máximo anotador de la temporada 2002-03, defendiendo los colores del Fuenlabrada, , en la que obtuvo una media de 22,3 puntos, en los que disputó una media de casi 38 minutos por partido, lanzando 133 lanzamientos de tres y 360 de dos, convirtiendo 50 ( 38%) y 186 (52%) respectivamente.

Su producción fue de 0,59 tantos por encuentro.

Para ello intentaba casi 4,5 triples y casi 12 tiros de dos, 16 lanzamientos por partido.

Menudo lío ¿no?, aunque ya vamos detectando aspectos importantes, que nos dan explicación a este gran cambio que ha experimentado este deporte, no tanto como parece en los últimos años, donde con la excepción de Charlie Bell (2004-05), en las filas del Leche Río en la que acreditó 27 puntos de media por partido, ningún jugador ha sobrepasado los 25 puntos como promedio, y la de Rudy Fernández en la 2007-08, en las filas del DKV Joventut en la que se fue a los 21,2 puntos, ningún otro jugador ha sobrepasado los 20 puntos.

Bell

Charlie Bell, uno de los mejores cañoneros que ha pasado por la ACB,

Hay períodos de inflexión al respecto, por ejemplo uno de ellos, la llegada de entrenadores que hacían del basket-control su estrategia, como es el caso de Obradovic o Maljkovic, el efecto LIMOGES tuvo su efecto. Se pasó a jugar más lento, por lo tanto menos posesiones y muchos equipos, decidieron fichar más jugadores de equipo, con reparto de minutos, excepto en algunos jugadores que jugaban por decreto.

En su momento, en la década de los 80 el Basket ACB estaba muy influenciado por la NBA, entrenadores americanos y un juego mucho más rápido y eléctrico, con un montón de jugadores americanos que representaban más del 50% del equipo.

En los 90 se empezó a apostar por la escuela Europea, basada en el equipo, contando con gran presencia americana, pero poco a poco perdiendo protagonismo en favor del Basket yugoslavo y ruso más rígido y sistemático, vinculado a las nuevas tecnologías y forma de entender este deporte.

Excepciones eran los Óscar Schmidt, Arvydas Sabonis y los americanos que se lanzaban hasta las zapatillas, como el mencionado anteriormente Walter Berry.

Estadística

Estadística de la temporada 88-89. Partido entre Joventut y Cajacanarias. Kurt Nimphius y Tom Tolbert, extranjeros del equipo canario lanzan 42 de de los 71 del total de su equipo ( 60%). Entre ambos anotaron 57 de los 85 puntos del Caja ( 67%).

Normalmente estos americanos venían a equipos pequeños, en los que sabían que podían lanzar todo lo que querían y más.

Esta nueva filosofía del EQUIPO por encima de las individualidades, que se asoció también a ganar, Obradovic y su Joventut, Boza y su Limoges, calando en la mayoría de equipos.

Limoges

… una sucesión de errores en el triple por parte italiana dio lugar al bocinazo final, Forte se queda el balón y…LIMOGES CAMPEÓN DE EUROPA¡¡¡

Nuevos conceptos empiezan a imponerse, asociado a otras estadísticas, los famosos intangibles, que revolucionan el Basket.

Miedo a perder la pelota y que te encesten en un contraataque: al hacer los ataque más estáticos las jugadores están más frescos, unido a que en la rotación entran más jugadores pueden defender con más fuerza y energía, jugadores más físicos vs finos estilistas, otras competiciones y calendarios más cargados, tema de patrocinios y publicidad, etc..que suponen un desgaste muy grande, de ahí que se decida por reducir minutos de una forma notable.

Aún así, en estos años 90 y principios de la década nos encontramos con jugadores que casi están los 40 minutos en cancha, pero ya no es más difícil saber de carrerilla el quinteto que sacará el entrenador de turno, salvo en contadas excepciones: ROTACIONES.

La llegada del nuevo siglo abre la puerta a la NBA, quedando la liga bastante tocada, puesto que cualquier jugador que triunfa o destaca, en algunos casos, mínimamente se va a hacer las américas para vivir el sueño americano.

Calderón, Pau y Marc Gasol, Rudy Fernández, Navarro, Garbajosa, Sergio Rodríguez, Claver, Ricky Rubio etc..  más tarde o temprano emigran, algunos haciendo carrera y menuda carrera, otros de vuelta a casa con mayor o menor éxito, para bien de los aficionados a este deporte.

La falta de estrellas a partir sobre todo a partir de las temporadas 2004-05-06, JJOO de Atenas, Mundial 2006 de Japón, propician la fuga de talentos de jugadores Europeos, unido esto al hecho de que muchos jugadores americanos decidan estar en la NBA aunque sea para calentar banquillo y agitar las toallas que jugar en la ACB, hace que los principales dirigentes que conforman los clubes cambien su filosofía y estrategia, motivada en gran parte por el mercado y el entorno.

El equipo español de baloncesto hizo historia al proclamarse el domingo campeón del mundo con una victoria 70-47 sobre Grecia en la final del Mundial de Japón, en la que mostró un juego fantástico dominando todo el partido. En la imagen, la selección española posa con su trofeo tras la final en Saitama, Japón, el 3 de septiembre de 2006. REUTERS/Adrees Latif

Los jugadores celebran el título conseguido en el Mundobasket Japon 2006

La crisis económica que afecta al país juega en contra, añadido a los impuestos que se tributan y la emergencia de nuevas potencias millonetis como Rusia, Turquía o Japón representan también una  importante amenaza contra la que resulta muy difícil competir.

¿Evolución o involución?,esa es la cuestión; el deporte y el baloncesto se ha ido adaptando a los tiempos, a ese entorno tan cambiante y dinámico como el actual, ahora ya no vale sólo con anotar, sólo en casos excepcionales, los hay que aún tienen licencia para tirar, pero no es lo común, por ello que hoy en día ya a nadie le sorprende ver a cinco jugadores con más de 10 puntos en un equipo.

Es lo que hay señores, guste más o guste menos, aunque entiendo la sorpresa que muchos puedan tener al mirar la lista de máximos anotadores y vean Adams ( no el de la familia Adams), Mumbrú ( pero si yo lo hacía retirado), Waczynski ( vaya nombre más raro, ¿no?), Hamilton ( no, no es el primo del piloto de F1) o Djuljevic que no Djordjevic.

Estos jugadores comparten el hecho se ser jugadores de equipo, completos, que pueden producir desde diferentes zona o áreas y que en algunos casos esa polivalencia les hace estar muchos minutos en pista.

Curiosamente Adams, que es el líder actual de la misma se escapa de estos cánones, puesto que éste sí que tiene línea abierta para jugarse lo que quiera, precisamente esa es su función, y de hecho bien que la está cumpliendo, siendo una de las piezas vitales en la buena temporada del conjunto Baskonista.

Echando un cálculo rápido si Adams estuviese esos 37, 38 o 39 minutos en pista que jugaba su actual técnico o alguno más de épocas pasadas nos sale, manteniendo la misma producción unos 25 puntos por encuentro.

Mi opinión al respecto Javier, es que , el basket actual ha cambiado mucho, la estrategia, planificación y control han pasado a gobernar este deporte, supeditado a los resultados más que nunca, y donde la libertad, improvisación y alegría de años pasados han pasado a mejor vida, son los nuevos tiempos.

Sirva como ejemplo como los entrenadores, a modo de ajedrecistas o entrenadores de balonmano, mueven sus piezas en función de lo que haga el entrenador contrario:

Tú sacas a jugar a Carroll, Yo saco a defenderlo a Oleson, Tú pones a un alero bajo, Yo te pongo uno alto para hacerle daño al poste bajo, etc…o lo que es lo mismo una acción de un entrenador tiene casi inmediatamente una reacción en el contrario, convirtiéndose muchos jugadores en especies de robots, eliminando en muchos de los casos su componente mental y de invención, valor este último en peligro de extinción.

Oleson y Carroll

Jayce vs Brad, todo un clásico de la ACB en los últimos años.

Y ahora me toca formular a mí otra hipótesis:

No creéis que en algunos casos resulta contraproducente tener una estrella que absorba gran parte del juego, hasta el punto de crear una sobredependencia, imposibilitando el crecimiento y la aportación de otros jugadores que se esconden detrás de la misma.

Compensar, equilibrar, y el día que uno de ellos no aporte pueda otro dar ese paso adelante y aumentar su producción anotadora.

Está muy bien tener jugadores con gran capacidad de anotación pero deben ir acompañados de un buen bloque que lo complemente para no estar abocado a vivir de la inspiración de un jugador, ya que no olviden como dijimos anteriormente que está en peligro de extinción.

Y a todo esto ¿Mumbrú máximo anotador de la ACB?…

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial