Fondo de armario. Entrenadores, líderes y profesores. Por Carlos Ruf.

Fondo de armario. Entrenadores, líderes y profesores. Por Carlos Ruf.

Kalle actual

Carlos Ruf Osola

@kalleruf

19/06/2017

Déjenme ustedes que les diga que un entrenador más que un Director de Orquesta, es un mariscal de guerra.

La verdad es que siempre he tenido un visión muy militarizada de los equipos , siendo muchos los paralelismos existentes con un cuerpo de élite al combate.

Existe una preparación física, una preparación táctica (se trabaja la coordinación y mecanización de los movimientos y sistemas tanto ofensivos como defensivos), y una preparación mental (estar preparado para querer ganar  y “querer más”, y tener la suficiente honradez para saber perder y aceptar los fallos y errores para conseguir una mejora.

Fondo de armario. Saber perder para aprender a ganar. Por Carlos Ruf.

Y ahora iremos con la pregunta del millón, de ¿qué tipo de entrenador es el mejor?

No hay ningún tipo que sea mejor, siempre he pensado que el éxito de un entrenador  está en el equilibrio, y que será el momento el que determine más dosis de un estilo que de otro.

 

A lo largo de las próximas líneas os intentaré explicar y daros un poco de visión a este asunto, tan importante en la actualidad, donde vemos a los entrenadores como gestores de grupos tal cuales directores de área de una empresa.

Os hablaré de mi propia experiencia y de lo que he vivido en primera persona con los entrenadores que he tenido a lo largo de mi carrera, y a los que guardo mucho cariño, más allá de todo lo que he aprendido con cada uno de ellos, que ha sido mucho y bueno.

2
Cuando hablo de equilibrio, me refiero a combinar estos ingredientes y cocinar una buena temporada, exprimiendo las posibilidades individuales de los jugadores,  intentando mantenerlos física y mentalmente frescos, sin miedo al fracaso, motivados, facilitando su evolucionar constante en su juego,  inculcándoles una gran disciplina  y dotándoles de una visión que les haga anticiparse a los posibles problemas, que haberlos hailos y más bien muchos que no pocos durante toda una temporada.

Así que en definitiva un entrenador viene siendo una mezcla de padre, profesor, psicólogo y general del ejército.

Los entrenadores viven y trabajan  en situaciones difíciles, es el puesto más débil, siendo los primeros señalados cuando las cosas se tuercen.

Una clave para manejar estas situaciones es tener buenos colaboradores dentro de su staff técnico, si al lado de un gran hombre hay una gran mujer, al lado de un buen entrenador, suelen estar unos grandes asistentes y así lo ratifico.

Allá vamos, comencemos con el 1 por 1 de los grande técnicos que he tenido durante mi etapa profesional.

Alfred Julbe fue mi primer entrenador y una de sus claves fue tener de segundo a Randy Knowles, un gran segundo entrenador.

Alfred es todo un estudioso del baloncesto y una persona muy culta, un auténtico filósofo al que con el tiempo he podido entender si cabe un poco mejor.

3

Randy tenía una personalidad muy atractiva sobre todo si eras joven, te abría la ventana el mundo al baloncesto de verdad, facilitándote el aprendizaje de lo básico para ser profesional y seguir mejorando dentro del día a día.

Herb Brown al que le tengo un gran cariño, fue quien me enseñó el baloncesto de verdad dándome las pautas en enseñanzas necesarias para moverme por la pista.

Herb es el hermano de Larry Brown, quienes juntos ayudaron a los Pistons a ganar el anillo de 2004

Se caracterizaba por tener un carácter muy fuerte pero a la vez tremendamente paternal.

Fue un padre rígido y muy cariñoso. Todavía le tengo un gran cariño y respeto enormes, fíjense que con el paso del tiempo  no oso llamarle Herb, pues  para mí siempre será el “coach”, enseñándome no solo cosas del baloncesto si no también por y para la vida. No hay un día que pase en el que le siga agradeciendo los valores que tan sabiamente me inculcó.

4

Con Herb Brown aprendimos todos mucho baloncesto, era un gran coach, pero sobre todo un gran profesor, nos enseñó a movernos por la pista sin balón, dándonos mucha visión en la cancha y respondiendo a las preguntas típicas que nos hacíamos ( qué hacer, dónde movernos y por qué) mostrándonos los medios y herramientas  para lograr ser cada día un poquito mejor y darle sentido a nuestro juego.

Era una mezcla entre autoritario y paternaliusmo, te podía gritar en un entrenamiento y llamarte a casa para hablar contigo y darte confianza, creo que es el único entrenador que me ha llamado para felicitarme o recriminarme positivamente para seguir mi progresión.

Parece que cuando llegas a la ACB no te queda otra que  subirte al carro y espabilarte, pero la madurez no siempre es la misma en los jugadores jóvenes, no siendo en este aspecto determinante la calidad que se tenga, hay un concepto clave  que es el de la Inteligencia emocional.

Herb fue sustituido por Pedro Martínez en el tramo final de la temporada (89-90), sustitución ajena a temas del juego,  debut con la disputa de la Copa Korac incluida, que no era poco, pues la copa Korac por aquellos tiempos reunían a grandes equipazos ( os recuerdo que a la Copa de Europa solo accedían los campeones de cada liga).

Pedro tiene una fuerte personalidad y una mente muy rápida.

Pedro ya me había entrenado tanto a mí como a los jóvenes que estábamos en el equipo, fuimos un apoyo a su debut, siendo de gran importancia la aportación de  jugadores bregados como Margall, Villacampa, Montero o Jofresa.

5

Pedro tenía y creía en un estilo de baloncesto muy moderno para la época, y conocía muy bien la filosofía del Joventut de Badalona.

Cree en el talento personal de los jugadores y en el trabajo de conjunto, es muy dialogante con todos y le encanta reunirse discretamente con ellos para motivarlos de cara a trabajar y gestionar el talento deportivo de cada jugador de la plantilla.

En ese mismo tiempo estuve en la selección española junior y tuve la gran suerte de trabajar con el gran  Manel Comas (El Sheriff), un entrenador que para mí es y fue y será muy especial. Un motivador como ningún otro, quien veía  el baloncesto muy fácil.

Aunque era muy autoritario, así como Herb también era muy cariñoso y paternal.Tuvo a su lado como segundo, a su inseparable  José María Oleart , de quien podemos decir que era una parte de Manel, y quienes se conocían perfectamente, bastaba una mirada de uno para saber lo que pensaba el otro.

6

Posteriormente, vino Lolo Sáinz, el gran entrenador de la gran época dorada del Real Madrid.

Si los anteriores entrenadores nos enseñaron baloncesto, Lolo nos enseñó a ganar, y a ser un “equipo señor”, a tener un estilo bien definido, donde más importante que el qué qué era el cómo hacer las cosas.

Lolo más que enseñarnos nos educó, y nos transmitió la suficiente confianza para saber que podíamos ganar, y hacerlo de una manera natural, digamos que nos instauró en nuestro ADN el gen competitivo y ganador.

7

En Girona tuve la oportunidad de volver a trabajar con  Julbe  y con Iñaki Iriarte, con el que me lo pasé muy bien, su basket era muy sencillo y efectivo. Tenía mucho del Manel Comas de Vitoria( defender, correr, dominar el juego y correr)

Era una persona muy divertida y auténtico trabajador, y lo mejor es que no se arrugada delante de nada y de nadie, le vi hablándole a algún americano a menos de 10 cms gritándole, la verdad es que los tenía muy  bien plantados.

Posteriormente vino Quim Costa al Valvi Girona,  con Dusko Ivanovic de segundo.

Vaya dos trabajadores,  infatigables, exigentes,….Quimet venía del Barça con Aíto y su exigencia era altísima.

De Dusko, al que aprecio mucho,de hecho fue compañero mío de habitación durante toda una temporadaen su etapa como jugador, destacar que ya apuntaba maneras en lo que se refiere a  dureza y rigidez en los entrenamientos.

Estuve en el Breogán de Lugo también, donde trabajé con dos entrenadores como Tito Díaz, y Paco García.

Tito era un estudioso del baloncesto, ahora tiene mucho prestigio, quizás en ese momento cogió al equipo muy pronto en su carrera, con la  la responsabilidad de subirlo a ACB  y según mi opinión  fue un poco laxo con algunos jugadores.

Paco García venía de Fórum Valladolid, y era de un corte muy Manel Comas, duro, exigente, sabía ser cariñoso con los jugadores, pero a la vez  muy aleccionador y tremendamente directo, ¡¡no se callaba una!!

Llegó mi etapa en el Caprabo Lleida, donde tuve a  Edu Torres como entrenador, a quien  ya conocía del Joventut.

Muy amigable con los jugadores, y con un coco rapidísimo para improvisar durante los partidos, tanto lo que se refiere a  jugadas, como  posibilidades y alternativas en el juego y en el marcador.

9

 

Y mi última etapa como jugador de la que guardo un muy bonito recuerdo fue en Manresa, con Salva Maldonado, otro que ya me conocía de mi etapa junior en Badalona y quien creo que me tenia mucho aprecio y confianza.

Salva es una persona a la que le guardo un gran respeto, aparte de ser un gran amigo con el que es muy fácil llevarse bien con él.

Es de los pocos entrenadores con lo que se llama mentalidad real de jugador, sabiendo en todo momento qué pasa a cada instante por las cabezas de ellos, es un gran psicólogo lo que lleva a saber sacar lo mejor de cada uno de los jugadores.

Es un gran entrenador, quizás no tan espectacular y llamativo como otros, pero es buenísimo.

10
LOS BUENOS EQUIPOS SE CONVIERTEN EN GRANDES EQUIPOS, CUANDO LOS MIEMBROS EMPIEZAN A CONFIAR EL UNO EN EL OTRO, Y CAMBIAN EL MÍ, POR EL NOSOTROS

(PHIL JACKSON).

Phill Jackson: El líder como generador de visión

 

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial