Fondo de armario. Manel Comas, “El Sheriff”. Por Carlos Ruf.

Fondo de armario. Manel Comas, “El Sheriff”. Por Carlos Ruf.

Kalle actual

01/02/2018

@kalleruf

Siguiendo con los escritos de “mis entrenadores”, hoy he decidido acercarme a mis recuerdos con Manel Comas, el pobre Manel,  quien nos dejó hace ya casi 5 años, uffff, como pasa el tiempo, si parece que fuer ayer.

¿Qué se puede decir de él que no se haya escrito ya?, difícil a qué sí,  pero es que estamos hablando de alguien pero que muy grande, los que habéis tenido la suerte de coincidir con él como fue mi caso sabéis muy bien que tipos de así son un regalo del cielo.

Pues a Manel unos lo verán como el famoso Sheriff, otros como un sabio, otros como un tipo duro, pero mi experiencia durante dos años en la Selección Española fue de esas que impresionan y que uno no puede  ni debe olvidar,  y para mí será siempre ese SABIO CARIÑOSO.

Sólo recibí una cosa de él, cariño, mucho cariño,  y mucha comprensión, supo entenderme y yo a él, profesándonos   un gran respeto mutuo y una gran afectuosidad.

Puedo decir sin miedo a equivocarme que entrenando y jugando con él fui feliz.

¿Qué me enseñó Manel?. Me enseñó a creer en mí, a no tener dudas y a sentirme importante en el equipo,  fue clave para evolucionar y no conformarme en navegar en medio de la plantilla,  ensernándome el camino para saber qué y quién quería ser.

Ese era Manel, todo un carácter, ganador, como decía y repetía “no me gusta perder ni al parchís”, pero también consciente de que hoy en día si no estás al 100% puede perder contra cualquiera recupero ese famoso “cualquiera hace un reloj de madera y anda”, qué grandes frases tenía, de esas que se quedan grabadas a fuego para toda la vida.

Con todo ese aspecto bajito, melena y bigote de vaquero, se escondía una persona sabia y tremendamente sensible, y yo sabía bien cuando era el Sheriff o por el contrario era esa persona cariñosa y cercana.

 

2

Tenía bien claro lo que era el baloncesto, ese baloncesto que decía él, que “es cosa de altos”, y naturalmente, no podré separarlo nunca de su amigo y eterno segundo entrenador, aunque más que segundo entrenador lo veía cono a un socio, Josep María Oleart, vaya tándem  que hacían, con solo mirarse ya sabían lo que pensaba uno y el otro.

Con Manel fue con quien conocí grandes y muy válidos conceptos del juego así como el famoso y eterno “carretón” o el concepto defensivo para pivots “body check”.

Aún parece que era ayer cuando lo veía deambular y animar a los jugadores en defensa,  para que atacarán al rival,  , una defensa que Manel la  veía como  una forma de atacar el balón, y te soltaba esa frase de “el balón es tu novia y la tiene otro!, ¡recupéralo!”,  la verdad es que era un motivador nato.

Y todo ésto oyendo que su reloj se iba abriendo cada dos por tres por el cierre, y  Manel lo iba presionando una y otra vez sin parar, es un sonido que recuerdo perfectamente, como si nunca se hubiese ido de mi cabeza.

Cuando oigo el nombre de Manel Comas, no puedo más que esbozar una gran una sonrisa, y es que tengo grandes y   bonitos recuerdos asociados a su figura, una figura que me cuesta creer que se haya ido.

Y mientras lo recordemos creo que no se va a ir nunca, al menos yo nunca lo haré, pues gente así no se olvida  jamás, por su mentalidad, porque nunca se vendió a nada ni a nadie y por su autenticidad.

Manel Comas: “Habré perdido dinero, pero he sido libre”

3

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial