Nostálgicos. Danko Cvjeticanin, amo y señor del lanzamiento periférico . Por Roberto González Rico.

Nostálgicos. Danko Cvjeticanin, amo y señor del lanzamiento periférico . Por Roberto González Rico.

@bertorrico

El otro día recordando  la triste desaparición de Drazen Petrovic, y recordando la figura del Mozart de Sibenik me llevó como no a recordad a aquella mítica Cibona de Zagreb, donde había un jugador, quizás no tan nombrado pero que a mí sinceramente me volvía loco, no sé, había algo especial y no me digan Uds el motivo pero que me causaba una gran curiosidad, posteriormente unos cuantos años después entendí el porqué.

La verdad es que yo nunca jugué de forma profesional a este deporte llamado baloncesto, lo máximo pachangas y campeonatos que jugábamos entre los pueblos de nuestro ayuntamiento y otros vecinos ,  jugaba de base o escolta según las necesidades del equipo, y cuando lo hacía de escolta, donde mi principal función era la de tirar , mejor de tres que de dos me solía pedir a este jugador entre otros.

La verdad es que siempre me identifiqué más con la Yugoslavia de los Petrovic, Kukoc, Radja o Divac que con la Rusia de los Sabonis, Volkov o Kurtinaitis, y una de las claves fue este jugador, quien a pesar de su enorme calidad pasó muy de puntillas por la selección balcánica, así que Uds ya se pueden ir imaginando el nivel de la misma.

Danko Cvjeticacnin que es el jugador de quien os hablaré hoy fue todo un lujo para nuestra competición, lástima que solo pudiésemos disfrutarlo un par de temporadas, y que no pudiese hacer carrera en nuestro país, como por ejemplo sí hizo Velimir Perasovic, otro secundario de lujo, pero éste procedente de la Jugoplastika de Split.

Cvjeticanin no llegó en buen momento al equipo estudiantil, un equipo que empezaba a notar grande síntomas de agotamiento, coincidiendo con las salidas al finalizar su primera temporada de Winslow y Pinone, con lo que ello suponía, supongo que desde el club buscaban en Danko a ese líder que tirase del equipo y asumiese responsabilidades y galones en los momentos complicados, gracias sobre todo  a su experiencia , talento y ese carácter balcánico en todo una Cibona de Zagreb, vamos casi nada,  donde había sido campeón de Europa.

Su llegada se produjo la temporada en la que se aprobó la Ley del tercer extranjero, y la verdad es que no sé si fue la primera opción del equipo colegial o simplemente que se les presentó la oportunidad, todos sabemos que en esos años Yugoslavia estaba viviendo una guerra civil y ello propició la salida de muchos jugadores hacia otros países y ligas.

El equipo la temporada anterior había tocado techo en Estambul , acudiendo a la Final four, quedando apeados en semis contra el Joventut de Badalona, en aquella final del triplazo de otro yugoslavo, el gran Sasha Djordjevic.

Sin olvidarnos de la conquista de la Copa ante el Cai Zaragoza, en lo que fue sin duda una de las mejores temporadas en la historia de los Maeztu.

Cvjeticanin venía de jugar los JJOO de Barcelona con Croacia, era de Zagreb como Drazen, donde seguía jugando, siendo una de las estrellas de aquel equipo venido a menos, lógico tras el éxodo masivo de sus grandes estrellas a otros países.

Danko, ante la imposibilidad de poder salir, pues existía la ley por parte de la federación yugoslava de no poder salir del país antes de los 28 años.

Y así es como llegó al equipo dirigido por Miguel Ángel Martín, contaba 29 años, y lucía un buen palmarés, aunque la Cibona ya no era ni por asomo aquella máquina de fabricar baloncesto de los 80, así que al equipo estudiantil le llegó esta gran oportunidad, una ganga para los tiempos que corrían, fueron 70.000 dólares, ni uno más ni uno menos, pues el equipo se había gastado un buen pastizal en la renovación de Herreros, y en el fichaje de Vecina.

Yeti, como era conocido entre los amigos debuta un 24 de septiembre de 1992, lo hace en Murcia, donde el equipo colegial vence por dos puntos, donde apenas juega 6 minutos, sin anotar ni un solo punto.

LÁTIGO: Es muy rápido y un buen engaño al defensor. Primero le muestras la pelota con una mano en un lado, haciendo que el contrario intente quitártela, luego se la escondes con la otra mano y de forma explosiva sales hacia el lado contrario al inicio, rompiendo al oponente , y si ha habido un cambio de defensor en un bloqueo y tienes delante un jugador más alto y fácil de driblar mejor y más efectivo

Poco a poco irá cogiendo la forma, empezando a demostrar toda su clase, sobre todo cuando ejecutaba aquel recurso que luego patentaría Dejan Bodiroga, conocida como el látigo, así como su excelente tiro.

De hecho, basta con ver su poderosa actuación en el concurso de triples celebrado en Madrid, ante su público donde vence nada más ni nada menos que a Djordjevic, en el primer All Star España-Italia.

Su temporada fue de menos a más, empezando como tercer extranjero, le fue comiendo las papas a Winslow, en franco declive y cuesta abajo y sin freno, llegando a formar junto a Herreros una de las mejores duplas exteriores que se recuerden en la ACB.

Finalizó el año con un promedio de 13 puntos destacando su enorme 63% en t2 y 46% en t3, destacándose como un excelente triplista, de hecho lanzaría más de tres que de dos, y un notable 85% en los libres.

Adoptó el rol de sexto hombre, adaptándose muy bien a los esquemas del entrenador, quien lo utilizaba como revulsivo para abrir defensas y dinamitar los partidos, vamos una especie de Jayce Carroll, para que me entendías.

El equipo llegaría a semifinales de la ACB, cayendo ante el Madrid de un tal  Sabonis, quien sería campeón, en una semifinal histórica, decidida en el quinto partido, y donde Yeti sacó todo su repertorio, firmando 19 puntos  pero que no le sirvieron para llegar a la tan ansiada final contra el Joventut, aunque estuvieron casi a punto.

La temporada 93-94 supuso una gran revolución en el conjunto del Magariños, pues nada más y nada menos que Azofra, Winslow y Pinone abandonaban la nave, por lo que Yeti tendría que coger más protagonismo, aunque su temporada no fue mejor que la anterior, finalizando con una media de 11 puntos, con un 57% en t2, 45% en t3 y 81% en t1.

Su cambio de rol, donde ahora tendría que ser el referente y líder del equipo no acabó de irle bien, Yeti había venido con otro rol, y aunque su temporada no fue mala, las expectativas generadas no se cumplieron con lo que el verano del 94, a punto de cumplir los 31 años finalizaba la aventura estudiantil.

Cabe destacar que el bajón del equipo en cuanto a calidad y experiencia se notó y mucho, lo cual no ayudó a Yeti, quien poco pudo hacer en un equipo en clara transición, de hecho esa temporada contaron con hasta 6 extranjeros (…….)

Saltó a la Lega italiana de la mano del Pallacanestro Regianna, donde jugaría una temporada para volver a su país, donde jugaría tres temporadas más ( Rijeka, KK Branik y Zrinjevac Zagreb), donde pondría punto y final a su carrera profesional en 1998, con 34 años.

Yeti siguió ligado al mundo del baloncesto, formando parte en la actualidad de los Brooklyn Nets, donde hace labores como coordinador de ojeadores internacionales, como otros ex ACB como Karnisovas o Rogers.

Anteriormente lo había hecho en los Sixers de Philadelphia, donde se le llegó a ver en alguna que otra Copa del Rey por nuestro país.

Como curiosidad comentar que uno de sus hijos Filip, de 201 metros y nacido precisamente en Madrid,  también  militó durante una temporada en el equipo junior de Asefa Estudiantes, en la temporada 2010/2011, antes de terminar sus estudios y continuar su carrera en Estados Unidos.

El hijo del mítico jugador colegial, dejó buenas sensaciones en la cantera del Ramiro, ayudando al equipo a meterse en el Campeonato de España, gracias a su buen papel en la Fase Final del campeonato de Madrid aquel año.

Aunque sus cualidades físicas distan de las de su padre, pues se trata de un jugador con un físico importante, alto, ágil, rápido, explosivo, brazos largos… vamos, un jugador con el cuerpo de lo que podría ser un buen alero ACB.

Sin embargo si encontramos ciertos paralelismos con el gran Yeti, dado que tiene un buen tiro exterior, una gran velocidad para tirar saliendo de los bloqueos y un más que interesante tiro tras bote.

Tiene mucho talento para tirar y esto hace que busque poco otras opciones como penetrar o jugar al poste bajo, opciones en las que su físico le daría bastantes ventajas.

Es sobre todo un finalizador, un jugador hecho para anotar, cuando recibe busca principalmente sus opciones ofensivas para finalizar descuidando el pase.

Tras abandonar el equipo colegial cogió rumbo a las américas, para jugar 5 temporadas en los Florida Gulf Coast, para regresar en 2016 a Croacia y enrolarse en las filas del KK Velica Gorica.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial