Nostálgicos. David Wood, érase una vez un obrero especializado . Por Roberto González Rico.

Nostálgicos. David Wood, érase una vez un obrero especializado . Por Roberto González Rico.

@bertorrico

Hoy hemos querido recuperar la figura de David Leroy Wood, sin lugar a dudas uno de esos jugadores que todo entrenador hubiese querido tener en su equipo.

Wood era un ala-pívot de 205 metros, nacido en Spokane (Washington), empezó a jugar en Skagit Valley College de la NJCAA, de donde saltó a la Universidad de Nevada en Reno, jugando durante dos temporadas, que no lo valieron para ser seleccionado en el draft a pesar de los 12 puntos y 9.4 rebotes promediados en  su última temporada.

Pero es que el draft del 87 fue canelita en rama, con jugadores como David Robinson, Scottie Pipen, Kenny Smith, Kevin Johnson, Reggie Miller o Reggie Lewis, y viejos conocidos de nuestra Liga como Piculín Ortiz, Rickie Winslow o Joe Arlauckas.

Ello llevó a que nadie se fijase en este alero alto, lo que llevó a probar suerte en la CBA, en el Rockford Lightning.

La temporada 88-89 la comienza jugando en los Bulls de un tal Michael Jordan, jugando tan solo dos partidos, por lo que decide volver otra vez a los Rockford Lightning, de donde pasa esa misma temporada al viejo continente, concretamente a la Lega Italiana, para jugar en el Enichem Livorno, donde acreditaría algo más de 10 puntos y de 5 rebotes, ganando la Lega ante la Phillips de Milan de Mike D´Antoni, Meneghin y Cia).

Hasta que le llegó la temporada siguiente su gran oportunidad, llegando al Barcelona, uno de los mejores equipos europeos en la década de los 80, donde estaban los Solozábal, Epi, Sibilio, Jiménez o Norris, precisamente llega por la lesión del pívot norteamericano.

A ello hay cabe añadir que no sale tampoco bien la apuesta del club blaugrana con Paul Thompson, un francotirador procedente del Nashua Den Bosch.

Wood era un perfecto desconocido, llega ante la sorpresa de propios y extraños, era uno de esas apuestas y movimientos tan made in Aito, muy diferente a Norris en su juego pero no tanto en actitud, donde ambos de dejaban la piel y algo más en cada balón por disputar y jugar.

Su llegada se produjo en noviembre de 1989, para debutar al día siguiente en casa del Cai Zaragoza, perdiendo por dos puntos, aún a pesar de los 14 puntos y 10 rebotes de Wood.

Wood empezaba a demostrar que su elección en lugar de Michael Gibson, ambos a prueba durante una semana había sido un acierto total, sobre todo en el aspecto defensivo, siendo el apartado del juego donde más aportaba sin duda, pero no exento de calidad en ataque, donde a pesar de ser poco espectacular tenía unos muy buenos movimientos al poste bajo, gran fuerza y un gran salto, y un más que aceptable tiro exterior.

Tan bueno fue su rendimiento que tras la recuperación de Norris, Wood siguió en el equipo, en detrimento del citado Paul Thompson, quien no acabó de encajar en el equipo a pesar de sus buenos números, sobre todo en que era un jugador muy individualista y que miraba poco por el equipo, vamos todo los contrario que Wood.

Poco tardó el de Spokane en meterse al público en el bolsillo y acallar las críticas de los periodistas por este fichaje, demostrando ser un jugador más que válido para jugar en un equipo de este nivel.

Lo que pasa es que por aquel entonces se estaba muy acostumbrado a que los jugadores foráneos fuesen casi que estrellas, y Wood no lo era, más bien era un obrero especializado, un currante, de esos jugadores que prefieren trabajar en la sombra y en silencio, y creo que Aito aquí acertó y de lleno, sin dejarse llevar una vez por los nombres de los jugadores, se puede decir que buscó atendiendo a las necesidades de su equipo, en un fichaje de los que se conocen en el argot como de bueno, bonito y barato.

En liga acabó con unos registros de 14 puntos y 8 rebotes, con un notable 46% en t3, la pena fue una vez más en Europa, donde al equipo azulgrana se le escapaba otra Copa de Europa, ante la Jugoplastika de Kukoc y Cia.

Su gran labor en el equipo azulgrana, le sirvieron para volver a la NBA, no sé muy bien si el Barcelona hubiese podido hacer algo más por retenerle, o sencillamente es que tampoco le interesó, llegando en su lugar Piculín Ortiz, un jugador más interior que Wood, volviendo el equipo a la vieja fórmula d fichar pívots (Wiltjer, Mcdowell, Waiters, Trumbo,…)

En Houston Wood jugaría 82 partidos, donde acreditó 5.3 puntos y 3 rebotes en algo más de 17 minutos, pero sin llegar a tener el peso que esperaba, lo que le hace volver a poner en el punto de mira a nuestra Liga.

En octubre de 1991, tras una nueva lesión de Norris y de Piculín Ortiz está a punto de firmar por los azulgrana, pero sus altas exigencias económicas, aparte de que no se mostró muy dispuesto por volver a jugar en su exequipo, llegando finalmente Zoran Savic.

Dos meses después fichaba por el Taugrés, firmando 15 puntos y 6 rebotes en media temporada, y dejando una vez más su eterna huella de trabajador infatigable.

Decidió volver a la NBA, donde jugaría 5 temporadas (San Antonio, Detroit, Golden, Phoenix, Dallas y Milwaukee), para volver la temporada 97-98 a los Rockford Lightning , y de donde saltaría una vez más la ACB , para finalizar la temporada en el Unicaja de Málaga, donde firmaría 15 puntos y 7 rebotes por partido.

La siguiente temporada la pasó a caballo entre Murcia y el Limoges de Ivanovic, y donde firmaría dobles figuras.

Volvería a España, para jugar una temporada en Canarias, donde dejaría una vez más un gran recuerdo, para afrontar con casi 36 años el que sería su última aventura profesional, en Fuenlabrada, donde jugaría 3 años.

Aún a pesar de que su físico ya no le acompañaba como en años anteriores, Wood era un jugador más inteligente, con una gran lectura del juego, que aportaba intensidad y lucha, formando durante esos años en el Fuenla una dupla de esas que no se olvidan así como así junto a Salva Guardia.

Tenía 39 años y ponía así fin a una más que interesante trayectoria deportiva, 20 años, 20 equipos ( 8 de la NBA y 4 de la ACB), una trayectoria honesta, dejando un muy buen recuerdo allá donde jugó.

Una verdadera pena que no pudiese tener un proyecto estable y duradero en algún equipo durante sus mejores años, pero aun así pienso que fue una más que notable carrera, sobre todo en la ACB, donde en 8 temporadas en 209 partidos promediaría algo más de 12 puntos y de 6 rebotes.

Como anécdota cabe recordar que Wood formó parte del equipo USA que en 1998 jugó el mundial celebrado en Grecia, donde fueron bronce, y que estuvo salpicado por el lockout que afectó a la liga norteamericana, haciendo que acudiese gente que no tenía el nivel de otras selecciones USA anteriores, y donde Bodiroga fue elegido mejor jugador, Alberto Herreros máximo anotador y Piculín Ortiz máximo reboteador.

Junto a Wendell Alexis formando del equipo USA en 1998.Foto extraída de su Facebook.

En aquella selección encontramos a viejos conocidos de la afición española como Wendell Alexis o Michael Hawkins.

Sobre su vida personal, una vez retirado de las canchas de baloncesto, supimos que vivía en Reno, que seguía vinculado al mundo de la canasta, y que además disfrutaba de una gran vida familiar con su esposa e hijos

Foto de sus 4 hijos extraída de su Facebook.

En su página de Linkedin podemos encontrar su perfil profesional, en el que podemos observar que desde noviembre de 2011 se encuentra trabajando en la empresa TRANS-ACTION REALTY 500, como especialista en bienes y ejecuciones hipotecarias, ayudando a arreglar vecindarios con bonitas remodelaciones.

Anteriormente había estado nueve años trabajando en una empresa de construcción, dedicada a reformas del hogar.

Por lo que se ve no le va nada mal, y es que David ya demostraba ser un tipo muy inteligente en la cancha, inteligencia que aun a día de hoy aplica con un gran sentido a la vida tanto en su faceta profesional y familiar.

Lo que daría por tenerlo a día de hoy en el FC Barcelona con 30 años menos,  y que pudiese hacer una carrera profesional más estable, pues me quedó supongo como a muchos esa espinita de verlo dentro de un proyecto de EQUIPO y no como un jornalero o temporero que venía como parche o remiendo ante lesiones o malas planificaciones deportivas.

Y por supuesto que sigue profesando su adoración a Dios, declarándose un fiel seguidor de la biblia.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial