Nostálgicos. Eugene McDowell. Un perfecto complemento dentro de la zona. Por Roberto González Rico.

Nostálgicos. Eugene McDowell. Un perfecto complemento dentro de la zona. Por Roberto González Rico.

@bertorrico

https://www.linkedin.com/in/roberto-gonzalez-rico/

Seguimos con más historias, hoy recordaremos a un jugador, quien tristemente falleció ya hace unos cuantos años (2001), a la edad de 32 años, y quien dejo un buen recuerdo entre los aficionados españoles al baloncesto.

Un jugador que lo daba todo en la cancha, luchaba en cada balón como si fuera el último, no es que fuera muy ortodoxo en sus acciones, pero atesoraba unas cualidades muy apreciadas por sus compañeros, cualidades como eran su capacidad reboteadora, su capacidad de intimidación a pesar de medir solo 203 cms, pero es un jugador muy potente nivel físico, con una gran capacidad de salto que le hacían colocar unos tapones espectaculares.

Como pudimos ver en los 3 años que estuvo en la ACB, en 3 equipos diferentes, se trataba de un jugador que rendía más como lugarteniente, no era un jugador franquicia ni mucho menos, era más bien un jugador de equipo, con una gran carencia en el apartado de anotación, pues le costaba anotar, a no ser que fuese tras asistencia y mate, o tras conseguir un rebote ofensivo, y ello en depende que equipo no era suficiente, pues buscaban extranjeros que tuviesen una gran capacidad anotadora, me refiero a 20 puntos o más, no era su caso.

Yo la verdad es que guardo un muy buen recuerdo de él, pues creo que era un jugador que hacía de todo, no hacía nada espectacularmente bien pero tampoco nada espectacularmente mal.

Tenía un andar muy peculiar recuerdo, además de siempre llevar esas dos pedazo rodilleras en la rodilla, yo flipaba con lo fuerte que estaba, era muy rocoso, bajito para ser pívot, pero estaba realmente cuadrado, una verdadera fuerza la naturaleza.

También recuerdo aquella manera de flexionar las piernas cuando lanzaba a canasta, aunque tampoco es que se prodigase mucho en el lanzamiento a canasta, su rol era otro bien diferente.

Eugene McDowell, había nacido  en Cross City, Florida, un día de reyes de 1963, formándose en la Universidad de Florida (Florida Gators), donde jugaría 4 temporadas, fueron un total de 117 partidos, en los que promediaría 13.4 puntos, 9.1 rebotes, 1.9 asistencias y 1.3 tapones.

Sería elegido en la tercera ronda del draft, por los Milwaukee Bucks, en 1985, con el número 65, y es que era un pívot demasiado bajo para jugar en la NBA, aparte de que tampoco podía jugar de ala-pívot, ya que no tenía lanzamiento ni movimientos para jugar más alejado de la canasta.

Así que cogería las maletas con rumbo a Europa, concretamente a la Lega italiana, para enrolarse en Mut Lat Napoli, donde jugaría tan solo una temporada, con unos promedios de 17.4 puntos y 8.5 rebotes, lo cual no estaban nada mal, para un jugador además bien joven, pues apenas contaba con 22 años.

Italia en aquellos años estaba a nivel salarial un peldaño por encima de España, muchos jugadores solían tener su primera experiencia en la LEGA, para acabar después en la ACB,  las liras tiraban y mucho, pero creo que como en España en esos años pocos lugares había tan buenos para vivir.

El verano del 86 llegaba a Zaragoza, son duda alguna de los mejores equipos fichando en esos años, si atendemos a su músculo económico, trabajaban muy bien el aspecto personal y humano.

Formaría una pareja impresionante, con un jugador que sería todo un clásico de la ACB, como Claude Riley, haciendo las delicias de la afición maña, a ver quien era el bonito que se animaba a entrar en la zona viendo ahí metidos a estos dos portentos físicos.

Vendría a sustituir a Chuck Aleksinas, un jugador completamente diferente a Eugene, quien pronto se ganaría, gracias a su intensidad a la afición maña.

Nostálgicos: Chuck Aleksinas. Un sucedáneo muy bueno del legendario Mike Phillips. Por Roberto González Rico.

Su debut en nuestra liga se produjo un 13 de septiembre de 1986 en la cancha del TDK Manresa, firmando 23 puntos y 7 rebotes, un debut muy bueno, su pareja de baile en la zona, Riley se iría a los 30 puntos y 10 rebotes. Los maños vencerían por 24 puntos.

Fue una temporada espectacular de los zaragozanos, quienes quedarían terceros en la clasificación final de la liga, gracias en gran parte, todo sea dicho de paso a la gran actuación de Eugene, quien promediaría en los 37 partidos disputados unas medias de 16 puntos y 7 rebotes, incluidos 10 dobles dobles.

Estableció su récord de puntos en 29 puntos, lo hizo en dos ocasiones, que para no ser un gran anotador está muy bien, y su récord de rebotes en 18.

Se trataba como ya hemos comentado de un jugador muy espectacular, muy fuerte, en ese sentido me recordaba a Anicet Lavodrama, aunque Anicet para mí gusto era más estético, este hecho le hizo formar parte del concurso de mates de 1987 celebrado en Vigo.

En la segunda jornada de liga, recibían al FC Barcelona, partido en el que hizo una verdadera demostración de poderío, firmando 18 puntos y 17 rebotes, seguramente que el bueno de Aito tomaría buena nota, pues el verano de 1987 se incorporaría a la disciplina azulgrana, para sustituir a otro jugador también de características bien diferentes a las suyas, como era Wallace Bryant, quien curiosamente sería su compañero más tarde en el CajaBilbao.

Nostálgicos: Wallace Bryant, un gigante de 7 pies nacido de Torrejón.Por Roberto González Rico.

En el Barcelona formaría dupla con Audie Norris, quien llegaba esa misma temporada, también contaban con Trumbo, ya sin ocupar plaza de extranjero y con un joven y prometedor Ferrán Martínez, sin duda alguna se trataba de un gran y potente juego interior, donde Audie y Ferrán ponían la calidad, y Steve y McDowell realizaban  ese juego de intendencia que todo equipo necesita (rebotes,bloqueos,defensa a los pívots estrella rivales, etc,…)

En Liga disputaría 45 partidos, promediando 10 puntos y 6 rebotes, unas cifras correctas, pero que no le servirían para ganarse el puesto la temporada siguiente.

Su labor siempre ha sido reconocida por el aficionado azulgrana, contribuyendo a que el equipo esa temporada conquistase la Liga, Copa del Rey y Copa Príncipe de Asturias, con el lunar de la Copa de Europa, donde el equipo haría un mal papel.

Fue precisamente en la liguilla de la Copa de Europa cuando Aito se quedó prendado de un norteamericano que jugaba en Nashua Den Bosch, llamado Paul Thompson, quien ficharía ese verano por el conjunto azulgrana, para apuntalar el juego exterior, Sibilio ya iba teniendo una edad, aparte de que su relación con el técnico madrideño no era precisamente muy buena.

Nostálgicos: Paul Thompson. Si le hubiesen dejado hasta las zapatillas hubiera lanzado

A Eugene le llegaría la oportunidad de enrolarse en el CajaBilbao, formando dupla como citamos anteriormente con Wallace Bryant.

El equipo había ascendido justo dos temporadas antes  a la ACB, y Eugene y Wallace llegaban con la difícil misión de hacer olvidar a una de las mejores duplas que hayan pasado por nuestra liga, como eran Darrel Lockhart y Joe Kopicki, menudo papelón.

No fue una mala temporada la verdad, quedaron en el puesto 11, el año pasado lo habían hecho en el 12, aunque este año habían acumulado alguna derrota más.

Fue sustituido a mitad de temporada por Mike Giomi, dado que el equipo buscaba un jugador con una mayor capacidad anotadora, aunque sus números tampoco fuesen tan superiores a los de Eugene(17 puntos y 8 rebotes).

Eugene firmaría unos promedios de 14 puntos y 7 rebotes, bastante aceptables, pero insuficiente, sería su única temporada con los bilbaínos además de su última experiencia en la ACB, contaba solo 26 años.

Fueron en total 95 partidos, con unos promedios de 13.6 puntos y 7.7 rebotes.

Se iría a jugar a la liga turca (Tranzsport), promediando 20 puntos y 9 rebotes  , donde jugaría una temporada, de donde pasaría a la CBA, para jugar dos años, y donde pondría punto y final de forma sorprendente con 29 años a su carrera profesional, después de haber intentando en vano poder entrar a formar parte de alguno de los rosters de la NBA.

Lógicamente que sus problemas de rodillas le hicieron tomar esa decisión, pues además era un jugador bastante corpulento para su altura, y quien cargaba y mucho sus rodillas.

Une pena la verdad, siempre me pareció un jugador muy honrado y honesto, limitado en ataque, pero que aportaba muchas otras cosas, aparte de una gran intensidad en todo su juego, muy buen jugador para un equipo que ya contase con grandes anotadores en su equipo, pero no para liderar un megaproyecto, como le pasó en el CajaBilbao.

Pero lo peor aún estaba por llegar, pues un 25 de agosto de 1995, cuando solo contaba con 31 años fallecía de un paro cardíaco en Orlando(Florida) mientras estaba en una discoteca, su cuerpo era encontrado en el baño de un lugar de fiestas llamado Puzzle, los médicos no pudieron hacer nada por su vida.

Se comentó que esa noche había consumido algunas drogas que provocaron este fatal desenlace, pero todo apunta a un problema del corazón, de cual padecía ya hace años, al menos es lo que se desprendió de la autopsia realizada.

En la foto de abajo podéis ver el instituto donde había estudiado y fue despedido por un montón de amigos y conocidos, en su pueblo, Cross City.

Esta es la historia, un día más, triste historia de un  jugador de baloncesto de los 80 , muy querido sobre todo en Zaragoza donde dejaría una gran huella.

Hasta la próxima…

 

 

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial