Nostálgicos: Paul Thompson. Si le hubiesen dejado hasta las zapatillas hubiera lanzado

Nostálgicos: Paul Thompson. Si le hubiesen dejado hasta las zapatillas hubiera lanzado

Roberto González Rico

El Diván del Deportista

@bertorrico

madison

He de reconocer que el de Paul Thompson fue uno de los fichajes que más me ilusionó pero que también más me desilusionó, pero bueno, estas cosas sabemos que pueden pasar, y en este caso, como se suele decir no hay mal que bien no venga, y ahora lo entenderéis.

Su fichaje por el FC Barcelona es el típico fichaje de un jugador al que has tenido que sufrir en tus propias carnes y no has podido contra él, y ante la lógica imposibilidad de hacerlo tu aliado va y lo fichas, ahora bien, con la incertidumbre también lógica, pues la liga holandesa de la que procedía poco tenía que ver con la ACB, aunque si eres bueno y le pones ganas, lo normal es que lo acabes consiguiendo.

Estamos en la temporada 1989-90 cuando el equipo blaugrana acechaba las mieles de su primera copa de europa, la cual se había escapado ya en un par de ocasiones, sin éxito, cuando en su camino se cruzó otra vez un americano, en este caso Paul Thompson, un escolta de 1, 98 m nacido en Tennessee y con experiencia en los Cavaliers, Bucks y 76 ers, y que como otros tantos en esos años ante la imposibilidad de tener una carrera estable en la NBA decidió dar el salto a Europa, tras un paso por la CBA, de la mano del Limoges francés.

recap-teamphoto-84-85

Thompson había cursado sus sus estudios en la universidad de Tulane y había sido elegido por el Cleveland Cavaliers en la tercera ronda del draft de 1983.

s-l225

Su carrera en liga norteamericana, donde estuvo tres temporadas se saldó con 154 partidos y unos promedios de 8.9 puntos, 3.5 rebotes y 1.5 asistencias.

En Francia estuvo una temporada de donde salió con destino a Holanda, en un semidesconocido Den Bosch, al que pronto con sus estelares actuaciones ubicó en el mapa europeo del baloncesto.

Aíto García Reneses, el entrenador del Barcelona, manifestó a su llegada que se decidió finalmente por la contratación de Thompsonporque es un jugador muy experimentado en el baloncesto europeo y un excelente tirador“. Señalaba también que desea que el ex profesional de la NBA se adapte a las exigencias de un equipo corno el Barcelona.

El Barcelona trató de reconvertirse de duro fajador a fino estilista y el invento le salió fatal, en parte debido a las lesiones. Ferrán fue repescado tras su positiva cesión al Grupo IFA y se fichó a Paul Thompson  aportar el tiro exterior que faltó en la recta final del año anterior tras el affaire Sibilio

Esa temporada el equipo catalán tenía motivos para sentirse capaz de alzar por fin el título de mejor equipo del continente, y el fichaje de Thompson en el que había depositada una gran confianza era la mejor prueba de ello, un excelente tirador para romper las defensas contrarias, con desparpajo y sin miedo a nada ni nadie, pero el fichaje no funcionó,  pero sí lo hizo su sustituto, un hombre de un corte totalmente distinto al de Thompson: interior (aunque con buen tiro de tres), gran defensor e incansable luchador, David Wood fue probablemente el jugador más completo de los que acompañaron como extranjeros a Audie Norris durante sus años en Barcelona.

Nostálgicos: David Gladiador Wood, un Bill Laimbeer en la ACB

Lo cierto es que la apuesta solo duró 14 partidos, en los que promedió 18.4 puntos y 4.2 rebotes, que son unos promedios muy correctos, pero ya sabemos que a Aíto no le gustan los jugadores que acaparan mucho juego y que piensan más en su números que en el colectivo, por lo que aprovechó y más viendo los problemas físicos de Audie Norris, para apuntalar el equipo con un jugador que precisamente era todo lo contrario, anteponiendo siempre el beneficio colectivo por encima del individual.

Tras dejar el equipo azulgrana se fue a Italia, de la mano del Dinamo de Sassari, siguiendo a la suyo, donde estuvo dos temporadas, con promedios de casi 25 puntos y 7 rebotes por encuentro, y de ahí a Israel donde jugó seis temporadas en tres equipos diferentes, poniendo final a su carrera deportiva tras la finalización de la temporada 1998-99 en el Ironi Ramat Gan.

232px-paul_thompson_-_banco_sardegna_sassari

Lo que sabemos de la vida sobre el bueno de Paul es lo que  contaba Javier Órtiz en juntos podemos hacer historia en el 2013,  es que residía en Milwaukee y que era  teniente de la oficina del sheriff y miembro de los SWAT, el famoso grupo de operaciones especiales, en el que es supervisor.

Y que tenía una hija de 19 años que es casi igual de alta que él, pero no se dedica al baloncesto, sino al voleibol.

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial