Nostálgicos. Rod Sellers. Señor Doble Doble. Por Roberto González Rico.

Nostálgicos. Rod Sellers. Señor Doble Doble. Por Roberto González Rico.

 

https://www.facebook.com/roberto.gonzalezrico

@bertorrico

https://www.linkedin.com/in/roberto-gonzalez-rico/

Aquí continuamos un día más, en nuestro confinamiento particular, recuperando la historia de algunos de los jugadores que pasaron por la Liga ACB, convirtiéndola en la gran liga que es a día de hoy,.

Y estaba yo dándole vueltas al coco para ver sobre quién podía escribir cuando leyendo un artículo me llevó a una figura importante importante del baloncesto en la década de los 90, un jugador con un gran recorrido por diversas ligas europeas, donde dejaría un gran recuerdo, además de que conseguiría un gran número de títulos, aportando sobre todo defensa, rebote y una gran intimidación, aunque tampoco era manco a la hora de anotar.

Pues sin más preámbulos vamos a recuperar la figura de Walter Roderick Sellers, más conocido como Rod Sellers, nacido hace ahora 49 años en Florence, Carolina del Sur, y quien con sus 205 centímetros se desenvolvía en la posición de pívot.

Cabe comentar que a Rod no le atraía mucho al principio el baloncesto, era más de beisbol, pero entre que tuvo una lesión incompatible con este deporte y que su hermano, Patrick,  un apasionado del baloncesto,  y de quien se había hecho cargo tras la muerte su padre, cuando Rod tenía 12 años ,hicieron que empezara a hacer su pinitos en este deporte.

Al principio se lo tomaba como una diversión, pero tras un crecimiento espectacular y viendo que no se le daba nada mal, ya empezaría a tomárselo más en serio, sobre todo a partir del tercer año en High School, llamando la atención de grandes universidades, así que tendría que donde elegir.

Superando incluso a su hermano, quien no podría hacer carrera debido a no contar con una gran altura, aunque éste finalmente sí haría carrera como entrenador entro otros equipo de la Universidad de Connecticut.

Sellers finalmente elegiría para formarse la Universidad de Connecticut, jugando 4 temporadas para los Huskies, donde promediaría 8.9 puntos y 6.4 rebotes.

En esta universidad jugarían otros viejos conocidos de la afición española como Chuck Aleksinas, Bruce Kuczenski o Corny Thompson.

Corny Thompson. El héroe inesperado. Por Roberto González Rico.

Y también otros jugadores que posteriormente harían carrera en la NBA como Ray Allen, Cliff Robinson, o el gran amigo de Michael Jordan (Scott Burrell).

Ray Allen, sin duda alguna uno de los mejores triplistas que haya habido en la NBA, y quien posee el récord de más triples anotados en la historia de ésta.

 

Una universidad que en los últimos 20 años ha ganado 4 veces la NCAA, y que cuenta con un poderoso equipo femenino, el cual ha conquistado hasta en 11 ocasiones este título en los últimos 20 años, 4 seguidos en la década anterior (2013-14-15-16).

Destacar sobre todo sus dos últimas temporadas en las que firmaría 11.7 puntos-8 rebotes y 12.3 y 8.7 rebotes respectivamente, unas buenas estadísticas para no ser un jugador estrella, teniendo en cuenta que estamos hablando de un equipo altamente competitivo.

Aunque Sellers guarda un mejor recuerdo de su segundo año, en el que llegarían a la final de su conferencia, perdiendo de un solo punto ante Duke, quien sería subcampeona esa temporada.

Como anécdota, comentar que precisamente contra Duke, protagonizaría una pelea con Christian Laettner.

La cosa sería así, Sellers aterrizaría literalmente encima de Laettner,  quien lo sujetó a la espalda, dándole un codazo a Laettner, usando hasta dos veces posteriormente si antebrazo para golpear la cabeza de Laetnner.

Sellers nunca se disculparía con Laettner, ganándose una justa y merecida sanción por tal acción, aunque cabe decir que fue de los pocos incidentes de este tipo tendría Sellers a lo largo de su carrera profesional.

Es uno de los únicos ocho jugadores con 1000 puntos y 800 rebotes y ocupa el número 10 en el total de rebotes, pero insuficientes a día de hoy para formar parte del Hall of Fame de dicha universidad, del que por ejemplo sí forma parte Scott Burrell o Corny Thompson.

Pero estos números no le servirían para ser drafteado, así que sin sitio en la NBA probaría fortuna en los Gran Rapids Hoops (Michigan) de la CBA, para dar el salto esa misma temporada a Europa, recalando en el AEK Atenas de la liga griega.

Sellers sin embargo sería seleccionado con el nº 1 del draft de la CBA.

Su amigo y compañero en UConn, Chris Smith, y quien también jugaría en Cáceres con Sellers la temporada 95-96  sí sería elegido, con el número 34 por los Minnesota Timberwolves. Más adelante cuando llegue el momento ya os contaré una anécdota sobre estos dos pajarracos.

Smith es el máximo anotador en toda la historia de la UConn.

Sus 205 centímetros sin duda alguna serían un hándicap, como les pasaría a muchos otros jugadores de la época, no hay que olvidar que Sellers era un pívot de los de toda la vida, sin rango de tiro para poder evolucionar en la posición de 4, por lo que tendría que coger la vía europea, aunque como veremos no le fue para nada mal.

Como curiosidad comentar que esa misma temporada los Gran Rapids Hoops serían subcampeones tras perder ante los Omaha Racers, equipo éste último que contaba en sus filas con Rod Mason, quien curiosamente años más tarde formaría dupla con Sellers en Cáceres.

También sería campeón con los Omaha ese año Mike Higgins, un histórico de la ACB, a quien pudimos ver jugar en un montón de equipos españoles, incluido el Cáceres, y quien se jubilaría a los 43 años en el Obradoiro.

En el AEK promediaría unos números muy buenos (19.1 puntos y 11.3 rebotes), un buena carta de presentación sin duda alguna en el viejo continente, aunque no seguiría la temporada siguiente, pero no le faltarían ofertas, quedándose una temporada más en la liga griega, firmando por el Apollon Patras, donde estaría una temporada, firmando unos guarismos espectaculares, vamos, como su juego, 18.8 puntos y 14.3 rebotes, siendo el máximo reboteador de la liga helena, por delante de jugadores como Stojan Vrankovic.

Sus actuaciones no pasaría desapercibidas, llamando la atención de numerosos clubes, quienes mostrarían un gran interés por hacerse con sus servicios, llevándose el Cáceres el pato al agua, donde jugaría tres temporadas a un alto nivel, en las que sin duda alguna serían los 3 mejores años en la historia del club verdinegro, lástima de aquella Copa del Rey del año 97, como culmen final a esta gran época.

Vendría a ocupar la plaza del nigeriano Julius Knosu.

Sellers era un jugador todo intensidad, para el que no había partidos amistosos, y quien siempre jugaba al límite, se pegaba con quien fuese dentro de la zona, no tenía miedo a nada ni a  nadie, le daba igual que fuese un entrenamiento, y por ello se ganaría pronto el corazón de la hinchada cacereña.

Ese mismo verano también llegaría otro jugador que marcaría historia en el club, como era José Antonio Paraíso, en una clara apuesta del club por consolidarse en la ACB, y poder optar al Play off final y hacer un buen papel en la Copa Korac.

Su debut en la ACB se produciría un 10/09/1994 en la cancha de Estudiantes, en un partido que perderían por 10 puntos, y en el que Sellers firmaría 14 puntos y 9 rebotes.

Haría una temporada correcta, promediando 15 puntos y 8 rebotes, con un tope de 26 puntos y de 17 rebotes.

Además de firmar 14 dobles dobles, y mostrar una gran regularidad y constancia en su juego, pues aunque no era un gran anotador, era muy difícil verlo por debajo de los 10 puntos y de los 5 rebotes. 

El equipo realizaría una buena temporada, salvando la categoría, sin apenas pasar grandes apuros en Liga y llegando a semifinales de la Copa Korac, donde quedaría eliminados ante el Alba de Berlín.

Pero su temporada en la competición europea sería magnífica, quedando primeros de grupo por delante del Stefanel Milano y eliminando al Illycaffè Triestre en 1/4 de final.

El siguiente curso mejoraría sus prestaciones (17 puntos y 9 rebotes), incluidos 21 dobles dobles, y lo dicho, muy raro verlo por debajo de los 10 puntos, solo en 2 de los 38 partidos disputados en liga, marcando un tope de 27 puntos y de 15 rebotes (lo lograría hasta en 3 partidos).

Sería clave en la buena temporada del equipo cacereño,quienes lograrían una meritoria 9ªposición, a tan solo dos posiciones de os Play Offs.

La siguiente, sería la tercera y la última temporada de Sellers en Cáceres, volviendo firmar una temporada muy buena (16 puntos y 8 rebotes), con topes de 29 puntos y 18 rebotes, además de 15 dobles dobles.

Pero otra vez, se volverían a quedar a las puertas del Play off final, quedando a una sola victoria del Unicaja y TDK, equipos que cerraban las dos últimas plazas, una lástima pues lo habían merecido, por su buen trabajo en estos últimos años.

Ese mismo año se quedarían también con la miel en los labios, ya que se plantarían en la final de la Copa del Rey, tras eliminar al Barcelona de Djordjevic en las semifinales tras una prórroga, pero no pudiendo hacer nada en la final ante el Joventut de Badalona de Andre Turner y Tanoka Beard.

Sellers haría una gran final (23 puntos, 5 rebotes y 4 tapones), pero estaría demasiado solo, Paraíso sería el único que jugaría también a un buen nivel, pero claro, delante tenían tenían un gran equipo.

Esa misma temporada volverían a la Copa Korac, llegando a 1/4 de final, donde quedarían eliminador por el Tofas turco.

Se cerraban así 3 temporadas, en las que en los 109 partidos disputados con los verdingros ( Liga, Copa y competiciones europeas) promediaría casi un doble doble (16.6 puntos y 9.4 rebotes) , mostrando esa regularidad ya comentada, aparte de un gran carisma, estando ante uno de los jugadores más rentables que hayan pasado por la ACB, y sin duda alguna por Cáceres.

Ahora os contaré aquella anécdota que os prometí un poco más arriba y que estuvo a puntito de dejar a Sellers fuera del equipo la temporada 95-96, lo cual habría sido una auténtica pena.

El tema fue que el club les dio unos días libres antes de una concentración a los jugadores, y Sellers, quien en principio se dejó influir por su amigo Smith, voló con éste a EEUU, sin permiso del club.

El otro americano, Johnny Rogers, quien siempre me tuvo cara de buen chico, haría caso y ni se planteó realizar un viaje así, obedeciendo al club.

Nostálgicos: Johnny Rogers. Un pelirrojo muy eficaz en el tiro y eficiente en la zona. Por Roberto González Rico.

Cuando el Presidente se enteró de este acto de desobediencia pilló un mosqueo tal, que decidiría cortar a los dos americanos, y eso que tanto Smith como Sellers estaban haciendo una temporada de campeonato, y es que los dos eran muy buenos.

Al final echaría marcha atrás con Sellers, al que mantendría en el equipo, pero con Smith no habría perdón, poniéndolo de patitas en la calle.

Lo curioso es que Sellers ya no solo es que se viniera abajo, si no que le serviría de revulsivo, poniéndose las pilas, ya que hasta ese momento su temporada había sido un poco discreta, haciendo un final de temporada espectacular.

Estamos en el verano del 97, Sellers tiene 27 años y estaba en un momento para poder dar un salto a un equipo de mayor nivel, había crecido mucho a nivel deportivo y personal, aparte de que era un jugador con una gran capacidad de liderazgo, de los que no se arrugaban ni se achantaban, vamos que le iba la marcha, pero siempre siendo muy respetuoso y noble (excepto con Laettner), y alguno más supongo que también, aunque para que me entendáis no era del club de los bad boys ni mucho menos.

Legándole una importante oferta de la liga turca, una liga que manejaba grandes cantidades de dinero, y donde iban a pasar los últimos años de su carrera muchos jugadores, aunque éste no era el caso de Sellers, pues estaba en su mejor momento.

Nada pudo hacer el equipo cacereño, pues no podía competir con los 100 millones de pesetas al cambio que le ofrecía el equipo turco.

Firmaría por el Efes Pielsen, con los que ganaría la Copa, tomándose la revancha de aquella final perdida ante el Joventut, finalizando la temporada con 11.2 puntos y 7.8 rebotes de media.

Este año debutaría en la Copa de Europa, cayendo en 1/4 de final ante la Benneton de Treviso.

Volviendo a la ACB la siguiente temporada, para incorporarse al Pamesa Valencia, para firmar pareja interior con Bernand Hopkins,  el que para muchos es el mejor americano en la historia de los taronja. El otro americano sería Bill Varner.

Sellers llegaría para aportar músculo, defensa, fuerza, intimidación, y puntos cuando fuese necesario, aunque no fuese su fuerte, la mayoría de sus puntos llegaban tras rebote, en posiciones próximas a la canasta.

Además de ese liderazgo que siempre le acompañaría durante toda su carrera.

Su primer partido en Liga con el Pamesa, casualidades de la vida sería en Cáceres, donde perderían por 8 puntos, aportando 4 puntos y 9 rebotes.

En liga firmaría 13 puntos y 6 rebotes, con topes de 26 puntos y 16 rebotes, incluidos 10 dobles dobles.

El equipo llegaría a los 1/4 de final, quedando eliminados por el Caja San Fernando, curiosamente también quedarían eliminados también en los 1/4 de final por los sevillanos en la Copa.

Harían historia en la Copa Saporta, en la que serían subcampeones tras una espectacular competición, quedando invictos en la fase de grupos, eliminando posteriormente a equipos como el Split, Joventut de Badalona o Aris.

Perdiendo en la final contra la Benneton Treviso por 4 puntos, y en la que Sellers aportaría 17 puntos y 10 rebotes.

El equipo valenciano acusaría la presión e inexperiencia en este tipo de partidos, y aunque el resultado final estuviese muy ajustado, no hace reflejo a la superioridad del equipo italiano, quien siempre tendría rentas entre los 10-20 puntos, con un gran Tomás Jofresa y Marcelo Nicola, aunque cabe decir que tras la espectacular remontada del equipo valenciano estarían casi a punto de darle un susto a la escuadra transalpina, pero la experiencia en estos tipos de partidos es muy importante.

A pesar de sus buenos números su temporada sería un tanto irregular, sin lograr alcanzar en ningún momento el nivel mostrado en Cáceres, así que el equipo valenciano no le renovaría.

Su sustituto sería otro jugador de un gran nivel, quien tampoco había sido seleccionado en el draft como Tanoka Beard, ya que el equipo quería reforzar el aspecto del rebote, pues aunque Sellers había demostrado ser un especialista en esta faceta en Grecia, en España a pesar de sus buenos números no llegaría nunca al nivel mostrado en el país heleno.

Eso sí, con el paso de los años iría mejorando y mucho en otras facetas de su juego como sería el tiro de 3-4 metros, así como una especie de semigancho también muy efectivo.

Ese mismo verano firmaría con el Panionios de la liga griega, donde jugaría una temporada, firmando algo más de 14 puntos y casi 9 rebotes por encuentro.

Sería su tercera y última etapa en el basket griego, cogiendo rumbo a la Lega italiana para enrolarse en las filas del Aeroporti Roma, quedando fuera en los 1/4 de final contra la Benneton de Treviso.

Realizaría una  buena temporada, estando en su números habituales (15.8 puntos y 8.6 rebotes), conquistando la Supercopa italiana.

Ya solo le quedaría de las ligas europeas importantes por aquella época probar fortuna en el basket francés, fichando por el Pau Orthez, donde coincidía por cierto con Roger Esteller.

Allí jugaría dos temporadas, conquistando 1 liga y 2 copas, con unos registros de 14.1 puntos y 6.9 rebotes la primera de sus temporadas y de 14.3  y 5.5 la segunda.

La última con el Orthez disputaría la Euroliga, haciendo un muy buen papel, firmando 16.6 puntos y 6.5 rebotes en los 14 partidos disputados, destacando su debut ante la Benneton, en un partido en el que se iría a los 30 puntos y 15 rebotes.

De haber ganado la Copa con el Cáceres, habría sido de los pocos jugadores en conquistar este trofeo en 3 de las mejores ligas europeas, como la española, griega y francesa.

Tenía 33 años y afrontaba sus últimos años en activo, de hecho en el verano del 2003 llegaría a Milán, pero la temporada tanto del equipo como de Sellers sería bastante mediocre. El conjunto italiano no se clasificaría para los Playoffs para el título, aunque casi que mantendría sus números de Francia (11 puntos y 6.8 rebotes).

La siguiente temporada afrontaría su última etapa en la ACB, ficharía por el Unleco Tenerife, equipo que había ascendido el año anterior, y que tenía como objetivo poder mantener la categoría, pero su aventura solo duraría 19 jornadas, pues sería destituido, sus 10 puntos y 6 rebotes por encuentro no serían suficientes para ganarse la confianza del club, le sustituiría un tipo de jugador bastante diferente, Bradley Robert Triana, un alero que la verdad es que pasaría con más pena que gloria por Tenerife, y quien no mejoraría a Sellers.

En Tenerife volvería a coincidir con Bernard Hopkins, con quien sin duda alguna había formado en Valencia una de las duplas más compactas y solventes en la historia de la ACB, una pareja muy compensada y equilibrada.

Nostálgicos. Bernard Hopkins. El secreto de la infinita juventud .Por Roberto González Rico.

Sería una temporada muy convulsa para el equipo tinerfeño, con mucho cambio de extranjeros en su plantilla, el equipo acabaría descendiendo esa temporada.

Sus números en los 164 partidos disputados en la ACB serían de 15.2 puntos y 8.7 rebotes.

Aún le restarían fuerzas para acometer dos aventuras más en la liga LEB,  media temporada en Melilla y una última temporada en Murcia, donde en el el año 2006, y con 36 años, Sellers pondría punto y final a su etapa como profesional en el mundo de la canasta.

En Murcia ayudaría al equipo a ascender la ACB, así que sería una despedida con un muy buen sabor de boca, y con una última misión cumplida, dentro de sus limitaciones por edad y físico, aunque Sellers siempre sería de esos jugadores que lo darían todo en la cancha, hasta el último suspiro.

Hemos investigado un poco sobre qué fue de él tras dejar el mundo de la canasta y nos fuimos a su Linkedin, y vimos que reside en Atlanta, y que actualmente trabaja en una ciudad llamada Alpharetta, en una empresa llamada FiberLigt, dedicada a las telecomunicaciones, especializada en redes de fibra personalizadas de alta capacidad y en la que lleva algo más de dos años. Su puesto es el de Ejecutivo de cuentas senior.

Hemos visto que ha tenido otros trabajos desde que en 2006 dejase el mundo del baloncesto, primero en una compañía de seguros de salud y vida, posteriormente en una empresa dedicada a la seguridad de viviendas ( alarmas y cámaras de vídeo), otra empresa de telecomunicaciones, que sería la encarga de montar la fibra en el metro de Atlanta, y finalmente antes de incorporarse a su empresa actual, como Consultor Senior en una compañía también relacionada con la tecnología.

Vamos que no ha parado, y ha sabido también conseguir hacer una buena carrera profesional, lejos del mundo de la canasta, estando siempre activo y dentro de proyectos bastante interesantes, de lo cual nos alegramos y mucho, pues siempre creí que se trataba de un buen tipo, con aquella eterna y mítica sonrisa, aunque luego en la cancha ya no existiesen los amigos.

 Sellers como muchos otros ex jugadores ha seguido vinculado al baloncesto, aprovechando todos los contactos generados durante su etapa como jugador, intentando conseguir trabajo a grupos de jóvenes jugadores en Europa, es decir, como una especia de representante.

Y hasta aquí llega la historia de este jugador, que por suerte sobre todo para los cacereños decidiría hacer carrera en Europa, un jugador que llegó casi de puntillas a España, y que en unas cuantas temporadas dejaría su huella impresa en la ACB, y ya no solo hablando en términos pura y estrictamente deportivos, si no ya también humanos, pues además era muy grande ya no solo de altura, si no también en valor humano.

Aunque cabe señalar que intentaría en una cuantas ocasiones la aventura de la NBA, jugando en las ligas de verano de los Lakers, también estaría por Boston probando suerte, por Denver también, pero serían los Charlotte Hornetts el equipo con el que casi lo conseguiría, pero Scott Burrell (su ex compañero en la UConn) lo lesionaría en una rodilla arruinando todas sus posibilidades.

Comentar que aún a pesar de ello, sigue siendo muy amigo de Scott, con quien habla frecuentemente.

Qué no pasa nada, que el baloncesto no se acaba en la NBA y que muchas veces es mejor ser cabeza de león que cola de ratón.

Y cotilleando un poco sobre su vida personal, supimos que se había divorciado y que tiene dos hijas de 17 y de 14 años,  quienes además son muy fans de la UCoon, así que a lo mejor pronto las vemos formando parte del potente equipo de esa universidad, ¿por qué no?.

Hablando de la UCoon, os dejo una foto de hace apenas unos meses, de febrero, donde se reunieron, 30 años después gran parte de ese gran equipo hace 30 años, donde estaba Chris Smith, Scott Burrell, y el propio Sellers entre otros.

 

Ahora sí, hasta aquí hemos llegado, espero que os haya gustado, saludos y hasta la próxima…

 

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial