Nostálgicos. Lemone Lampley. Aquella espectacular suspensión tras una media vuelta .Por Roberto González Rico.

Nostálgicos. Lemone Lampley. Aquella espectacular suspensión tras una media vuelta .Por Roberto González Rico.

@bertorrico

https://www.linkedin.com/in/roberto-gonzalez-rico/

Seguimos con más jugadores que dieron brillo y renombre a la ACB, y casualidades de la vida que este jugador también sea de Chicago(Illinois) como Mike Harper, nuestro nostálgico del día de ayer, y con quien además guarda un cierto parecido físico, altura, y también en su juego, los dos muy espectaculares, atléticos, fibrosos, con una  gran capacidad reboteadora ( ayudaba mucho en el rebote ofensivo) y también gran capacidad de salto para colocar espectaculares chapas.

Un jugador que aparecía a finales de la década de los 80 para jugar 3 temporadas en 3 equipos diferentes y con un rendimiento muy bueno, creo que allí donde estuvo no se puede hablar mal de su trabajo, una pena como muchos otros no poder tenerlo por aquí más años.

Pues allá vamos con la historia de Lemone Morrett Lampley , nacido un 09 de marzo de 1964 en Chicago, y quien con sus 208 centímetros y 93 kgs se desenvolvía en la posición de pívot (me consta que a él le gustaba jugar de 4), no le hubiese venido mal algún buen cocido o una buena fabada para ganar algún kilillo de más para batirse en lucha contra esos pívots más altos y rocosos que pululaban las universidades baloncestísticas por aquellos años.

Se formó en la Universidad DePaul, donde jugaría 4 temporadas, promediando casi 5 puntos y 3 rebotes por partido. No son buenos números ya lo sé,  la verdad es que pasó sin apenas hacer mucho ruido por  los Blue Demons.

Comegys por ejemplo, a modo de comparativa,  firmaría en 4 años, 13.7 puntos y 6.1 rebotes.

Fue entrenado por toda una institución como Ray Meyer, quien fue 42 años (1942-84) consecutivos entrenador en dicha universidad, le sustituiría su hijo.

Me gustaría contaros una anécdota sobre Ray Meyer, ahora que se ha salido a la luz pública The Last Dance, el último baile de los Bulls de Michael Jordan.

La historia es que estando Jerry Krause al mando de las operaciones antes la época de Michael Jordan, ejerciendo funciones de Director Manager, hablamos del año 1966, siendo su primera tarea la de contratar a un entrenador para la franquicia de los Chicago Bulls, hubo un malentendido, anunciando Meyer que le habían ofrecido el puesto lo cual Krause negó rotundamente, Meyer era toda una institución en ese estado, Krause cayó en descrédito pues no era cierto, lo que provocó a los 3 meses de coger el puesto fuese fulminado.

Lampley concluyó su carrera universitaria como el cuarto mejor taponador en la historia de la escuela, estando también entre los 10 mejores reboteadores también. En esta Universidad sería compañero de otro ex ACB sobre el que os escribiré otro día, Dallas Comegys, y quien dejo un grato recuerdo en Granada, donde firmaría una gran temporada en el Puleva.

Lampley decía sobre Comegys que si se pudiese centrar en el juego acabaría jugando en la NBA de titular, si no deambularía por las ligas europeas, razón no le faltó visto el historial del bueno de Dallas, por desgracia, otro talento en gran medida desaprovechado.

Lampley y Comegys están en el top 5 de máximos taponadores en un partido en la ACB, con 9 gorros, solo por detrás de Fran Vázquez y de George Singleton, y empatados centre otros con Romay, Sabonis o el mencionado anteriormente Mike Harper.

Y es que menudos brazos kilométricos que tenía Lampley, aparte también de un buen timming de salto, era muy elegante además, muy vistoso para el espectador. Sin lugar a dudas uno de los mejores taponadores que pasaron por la ACB.

Una universidad que tiene a  Mark Aguirre como el máximo anotador de toda su historia.

Lampley se graduaría en 1988 de DePaul con un B.A. en Comunicación Empresarial.

Fue elegido en 2ª ronda (número 38) del draft de 1986, por los Seattle Supersonics, un número por detrás del griego Fasoulas, y por delante de jugadores como Petrovic, Andre Turner o Volkov.

Lo tuvo bien claro desde el principio, y no dudó creo que ni un segundo en saber que en la NBA lo iba a tener bastante crudo, por lo que cogió las maletas y rumbo a Italia, y es que la lira tiraba y mucho, viviendo su primera experiencia fuera de casa en el Sebastiani Rieti.

También es cierto que esa temporada los Sonics no estaban para muchos experimentos, decidiendo apostar por jugadores con experiencia como Dale Ellis o Alton Lister.

El Rieti, creo que quiso ver en Lampley la versión 2.0 de Lee Johnson, un jugador que había dejado un gran recuerdo la temporada que había jugado con los italianos, hace unos años antes.

Rieti fue sin duda un buen destino para jóvenes que llegaban de la Universidad para fogearse, y poder dar un salto en su carrera, trabajaba mucho en la contratación de este tipo de jugadores.  Allí eran bien enseñados, progresando y mejorando mucho en su juego.

En Rieti, ya como anécdota fue donde crecería Kobe Bryant, pues su padre jugaría allí dos temporadas (1984-86).

En Italia progresaría mucho, mejorando por ejemplo esa suspensión a la media vuelta desde casi cualquier desde cualquier punto de la cancha, y que sería uno de sus movimientos marca de la casa.

Tenía un buen tiro de corta distancia y desde el cuello de la botella, y cuando se complicaban las cosas aprovechaba su físico para finalizar con un mate sin complicarse mucho la vida.

No se achantaba aparte, era un jugador duro pero honrado, no actuaba de mala fe, era su juego así, era un jugador con sangre e incluso con mala hostia cuando se necesitaba.

Firmaría una gran temporada, promediando 21.9 puntos y 9.1 rebotes, lo que le serviría para recalar al año siguiente en la ACB, de la mano del Cai Zaragoza, donde formaría pareja dos partidos con Thomas Brown, y con Piculín Ortiz, quien sustituiría a Brown, conformando una pareja de extranjeros fenomenal. De entrenador estaba el gran Ranko Zeravica.

Vendría a cubrir el puesto dejado por una leyenda del club y de la ACB, como era Claude Riley, menuda papeleta que tenía el bueno de Lampley, casi nada. De hecho a mí siempre me recordó a Claude. 

Nostálgicos: Claude Riley, espectáculo y eficacia para la ACB. Por Roberto González Rico.

Debutaría en la cancha del Cacaolat Granollers el 26/09/1987 en la cancha de los vallesanos, aportando 24 puntos y 7 rebotes, siendo su papel muy importante en la victoria maña.

Cuajó una buena temporada, era un jugador joven (apenas 23 años), con un gran futuro en el baloncesto europeo, firmando esa temporada 18 puntos, 6 rebotes y casi 3 chapas por encuentro, sería ese año el máximo taponador de la competición.

El equipo haría una notable temporada, venciendo al CajaCanarias en 1/4 de final (21,5 puntos y 7, 5 rebotes de media en los 2 partidos), y cayendo ante el Real Madrid en semifinales ( 17 puntos y 8 rebotes de media en los 3 partidos), firmando un excelente tercer puesto.

Demostrando que era un buen reboteador, que también podía anotar cuando fuese necesario, y que con su gran salto  y altura intimidaba bien dentro de la zona.

Con los zaragozanos también disputaría la Copa Korac, habiendo pasando las dos primeras rondas, para quedar fuera en los 1/4 de final, en un grupo donde estaba el Hapoel Tel Aviv, Arexons Cantú y la Jugoplastika.

Quedaron últimos de grupo, pero jugaron una gran competición, de hecho casi ganan en casa de los croatas, cayendo por tan solo 4 puntos, con Lampley como máximo anotados, con 26 tantos, pero a quienes sí lograron vencer en tierras zaragozanas.

Lástima de esa derrota en casa por 1 punto ante el Hapoel con un gran Linton Townes (22 puntos), y la derrota en Cantú por 4 puntos, la verdad es que un poco de suerte hubieran podido pasar a semifinales, donde les esperaba la Cibona de Petrovic. La Copa sería ganada por el Real Madrid, una final jugada a doble partido y en la que Petrovic, autor de 47 puntos en el segundo partido hizo lo imposible para llevarse el título para Croacia, al año siguiente ya sabéis, fue fichado por el equipo blanco.

Para el equipo maño hubiese sido histórico plantarse en unas semifinales de una Copa como la Korac, lástima.

Participaría en el concurso de mates de Logroño, ganado por un tal Ricky Winslow, y en el que Juan Rosa quedaría en segunda posición.

Pero no seguiría en el equipo zaragozano, el equipo se decidiría por otro tipo de jugador más experimentado y con más kilos, como era Mel Turpin, que en cuanto a números no lo mejoraría.

Lampley ficharía la temporada siguiente por el Tenerife Nº1, un equipo con unos objetivos bien distintos a los que tenía en Zaragoza, aparte de que ya contaba con un año de experiencia en nuestra liga en el que le había cogido el pulso a la competición.

Sería una temporada en la que mejoraría y mucho sus registros, 21 puntos y 9 rebotes por encuentro, firmando hasta 20 dobles dobles, pero sobre todo lo que llamaría la atención sería su gran regularidad, pues exceptuando un partido de los 52 disputados en todos haría más de 10 puntos.

Su tope anotador sería de 36 tantos en un partido celebrado ante el CajaBilbao, pero donde mejoraría y mucho sería en el aspecto del rebote, fijando en 20 capturas su tope, en un partido en la pista del TDK.

Fue clave para que el equipo se quedase en la liga y no descendiese, durante la temporada y en PO por la permanencia que jugaron contra el Caja Guipúzcoa, aportando en los 3 partidos del PO 18 puntos y 9 rebotes.

Ese año tuvo el honor de ser entrenado por Aleksandr Gómelski, quien seguro que tuvo algo que ver en su mejoría. Una pena que no acabara de cuajar esa gran proyecto que habían diseñado para hacer grande al equipo de la isla.

Una pena que no hubiesen sido capaces de encontrar un jugador americano de nivel para hacer pareja con Lemone, pues era un equipo con una gran base nacional, liderada por Beirán y Arturo Seara.

Estos números no pasaron desapercibidos para el Joventut de Badalona, equipo que buscaba desesperadamente fichar a un pívot para hacer pareja con Reggie Johnson, para sustituir a Earl Jones, quien había sustituido a principios de temporada a Greg Stokes.

Firmaría por una temporada en la que cobraría 20 millones de las antiguas pesetas.

Su fichaje se produjo tras un análisis detalle y muy minucioso, Herb Brown, quien sería su entrenador esa temporada hasta marzo hablaba así de él: «bueno técnicamente, gran saltador, excelente taponador, con un tiro además más que decente, corre mucho, etc,..»

Por su parte Lemone se definía de la siguiente manera tras aterrizar en el Prat junto a Reggie Johnson: «me gusta hacer de todo en la cancha, defender, meter puntos, correr el contraataque, meter tapones, etc,..»

El propio Brown en una entrevista diría que «Reggie Johnson y Lemone Lampley eran dos estadounidenses increíbles que no sólo fueron jugadores excepcionales, fueron hombres que se llevaban bien con sus compañeros de equipo y que a los entrenadores nos ayudaron a proporcionar liderazgo».

Nostálgicos. Reginald Johnson. Porque el talento vale para todas las facetas de la vida. Por Roberto González Rico.

Creo que esta dupla que formaban Lemone y Reggie es sin duda una de las mejores parejas de americanos en la historia del Club.

Se complementaban muy bien, Reggie con más talento y experiencia, y Lemone más joven, más fuerte y más atlético.

Fue una temporada histórica, dando paso a los mejores años del club, con la guinda final del título de la copa de Europa en 1994.

Lampley en los 47 partidos de liga que disputaría ese año firmaría 16 puntos y 6 rebotes por partido, una temporada en la que eliminarían al Real Madrid en semifinales por 3-0, perdiendo ante el Barcelona en la final también por un 3-0.

En este PO final contra el Barcelona jugaría un gran baloncesto, pero insuficiente ante el todopoderoso equipo azulgrana , firmando casi 20 tantos y 5 rebotes.

Pero lo mejor de ese año fue el título europeo conquistado por el Club, la famosa Copa Korac conquistada ante el Scavollini de Pésaro, a los que vencieron a doble partido, primero en Italia, donde ganaron de 1 punto y finalmente en su cancha, donde volverían a vencer, esta vez por 10 puntos.

Lampley jugaría dos excelentes partidos,  aportando en el primero 21 puntos y 10 rebotes, y en el segundo y definitivo 17 puntos y 10 rebotes.

Lampley esa temporada marcó un tope de 40 puntos, cuarta mejor en la historia del club, por detrás de Randy White, Villacampa y Meriweather, y empatado con Villacampa, Fisher y Laprovittola.

Sería su única y última temporada en la ACB, el equipo verdinegro fichaba a Ferrán Martínez, así que decidieron cubrir su puesto con un alero de renombre como Pressley, por Reggie Johnson, llegaría otro Johnson, un tal Corny para hacer historia.Además contaban con otros dos pívots nacionales muy prometedores como Carlos Ruf y Juanan Morales.

Me consta que Lemone que venía para jugar de 5 finalmente acabaría jugando más de 4, incluso se le vio jugando de 3, en una apuesta de Herb Brown para poder competir en el aspecto del rebote contra la tripleta Trumbo-Norris-Jiménez, junto a Johnson y Morales.

Fue una gran temporada, aunque al principio sería cuestionado, pero pudo finalizar la temporada y así formar parte, merecida de esa plantilla que conquistaba por segunda vez la Copa Korac. 

En total serían 120 encuentros en Liga ACB, en los que firmaría casi 18 puntos y casi 8 rebotes. El único pero desde mi punto de vista fue el tema de los tiros libres, con un 64.9%, una cifra baja.

Contaba tan solo 26 años, y mucho baloncesto por jugar, resulta extraño que ningún equipo de la liga lo fichase, pero supongo que la lira seguía tirando mucho, así que volvió a la Lega, para jugar 4 temporadas, 3 en el Mens Sana Siena y la última en Triestre.

En Siena le fue bastante mejor, promediando en esas tres últimas temporadas cerca de los 18 puntos y algo más de 9 rebotes,

El primer año en Siena (en la A-2) jugaría un baloncesto de muchos quilates, estando siempre en las dobles cifras en anotación, promediando en toda la temporada 18.8 puntos y 8.8 rebotes,  un año en el que incluso antes de haber comenzado la temporada se lo quisieron cargar, Ese año hace pareja con Wendell Alexis, una de mis debilidades, y muy conocido entre la afición española tras su paso por Valladolid y Madrid.

Es una temporada en la que sale casi siempre victorioso ante sus oponentes, incluido el que le enfrenta a su ex compañero en DePaul, Comegys, quien jugaba en Sassari.

Es clave en el ascenso del equipo de la A-1, sucediendo algo parecido a lo de Tenerife, el equipo falla en la elección de su compañero americano, cuando por fin logran dar con el jugador adecuado ya era tarde, descienden en un triple empate, tras una gran remontada final, donde Lemone se echa al equipo encima, pero sin el premio final.

La siguiente, su tercera temporada en Siena será la mejor sin duda alguna, formando pareja con Darren Daye, quien le aportaba esa seguridad que necesitaba, como en su época en Badalona junto a Reggie Johnson, promediando en toda la temporada casi 19 puntos y 10.6 rebotes, con un tope en anotación de 36 tantos y de 20 rebotes.

Pero no fueron suficientes, el equipo no pudo ascender, lo haría ya la siguiente temporada, con nuestro nostálgico ya en Trieste.

Luego ya en Triestre  bajaría su producción, a algo más de 12 puntos y de 7 rebotes, dejando un buen recuerdo en la aficiónsiendo una persona muy querida, de hecho el pasado septiembre, pues el equipo esa temporada conseguiría alcanzar la final de la Copa Korac, perdiendo a doble partido contra el Paok de Salónica ,  que el cual sería su equipo el año siguiente, Paok de Salónica.

En el primer partido celebrado en Salónica vencerían los griegos por 9 puntos, firmando Lemone 20 tantos, eu un duelo de alto nivel con Berry, autor de 23.

En aquel equipo de Trieste estaban jugadores de la talla de Bodiroga y Fucka, aunque no contaban con apenas experiencia.

En la vuelta celebrada en Italia volverían a vencer los griegos, otra vez por 9 puntos, aportando 18 tantos Lampley, destacando otra vez Berry con 26 puntos.

También esa temporada el Trieste quedaría a un paso de llegar a la final de la Lega, siendo eliminados en el tercer y definitivo partido por dos puntos ante el Scavollini de Pésaro.

Pero aún le quedaría una última experiencia en Turquía, precisamente en el Paok de Salónica, seguro que tomaron buena nota de los dos partidos de la final,  donde en la única temporada que jugaría con los griegos ganaría la Copa de su país . Sus números de esa temporada serían de algo más de 11 puntos y de 6 rebotes, no llegando cuajar la apuesta que había realizado el equipo griego.

Creo que incluso no llegaría a finalizar la temporada, siendo sustituido por un superclase como Jerrod Mustaf, a quien posteriormente tuvimos la suerte de disfrutarlo en Andorra y Barcelona.

Pero no fue un mal año, gracias a la eclosión de Pregdrag Stojakovic y la confirmación de Efthimis Rentziás.

En el equipo griego también tendría otra difícil misión, la de sustituir precisamente a Walter Berry, otro viejo conocido de la afición española, aunque solo fuese un año, pero menudo año.

Nostálgicos. Walter Berry, la zurda talentosa que pudo reinar. Por Roberto González Rico.

Con 31 años, aún relativamente joven pondría punto y final a su carrera profesional.

Luego regresó al área de Chicago en 1998 para trabajar para Frontcourt Ltd., una compañía de administración de bienes raíces en los suburbios de Frankfort. Lampley permaneció en esa posición hasta 2002 cuando se unió a Anchor Mortgage en Chicago como consultor, donde permaneció hasta unirse a los Blue Demons (2005), como Director asistente de desarrollo deportivo en la universidad de DePaul, dentro del Departamento de deportes, universidad en la que se había formado, lo cual supuso todo un reto pero también un orgullo.

«Estamos encantados de que Lemone regrese a la familia atlética de DePaul. Es un tremendo ejemplo de cómo el atletismo intercolegial puede preparar a un estudiante-atleta para una vida exitosa después de que su carrera como jugador se haya completado. Lemone será un fantástico representante de nuestro departamento y esperamos que trabaje con nuestros alumnos a diario «. Jean Lenti Ponsetto. Director Atlético de Blue Demon.

«Estoy muy entusiasmado por regresar a mi alma mater, especialmente en el atletismo, donde comenzaron mis raíces en DePaul«. Espero conectarme con mis compañeros y ayudar a mejorar la experiencia universitaria para Blue Demon actual y futuro  de los estudiantes atletas «. Lemone Lampley.

A través de su Linkedin supimos que desde 2016 se encargaba en el área de Chicago de la mentoría y enseñanza de habilidades para la vida de hombres jóvenes de color, exactamente una fundación que busca inspirar a los jóvenes afroamericanos en la ciudad

Y desde 2018 forma parte de la Junta Asesora de la Comunidad del Futuro (ComEd), Bronzeville ( centro de vida y cultura afroamericana en Chicago, conocida como la metrópolis negra de la ciudad).

Estos son los comentarios de algunas personas que han trabajado con él:

1.»Lemone Lampley es uno de los pocos profesionales en mi carrera empresarial que puedo usar la palabra honorable. Lemone está dedicado a su familia y amigos.
Muchos profesionales de la profesión de recaudación de fondos educativos pueden aprender de Lemone cómo participar no solo en la recaudación de fondos sino también en la integridad de la institución».

2.»Lo he visto involucrado en varias áreas de liderazgo que incluyen mentorear a jóvenes, funciones como brindar atención a los desfavorecidos, prestar su tiempo personal a cualquier función en la que haya estado involucrado para garantizar su éxito. Ha sido un placer trabajar con L. Lampley».

3. Lemone Lampley es un gran motivador para los jóvenes. Ha trabajado con ellos durante muchos años, involucrándolos en deportes y enseñándoles cómo mantener una vida disciplinada. Él es un hombre de negocios también. Trabaja con bienes inmuebles y es sensible a las necesidades de sus inquilinos..Sería un gran mentor y su excelente ejemplo se ve tanto en la iglesia como en el mundo del trabajo.

Sí, es un miembro muy activo en la comunidad religiosa de Chicago.

Ya podéis comprobar la clase de persona que es, un tipo muy querido y respetado no solo en el mundo del baloncesto, si no también fuera de él, un gran tipo, muy involucrado en funciones relacionadas con los colectivos más desfavorecidos.

Ahora entendemos el porque de su retirada a los 31 años del baloncesto profesional, vamos que me alegró un montón que no fuese como tantos otros por las lesiones, excesos y otros motivos negativos.

También, a través de las redes sociales, en este caso facebook, hemos visto que tiene una bonita familia, y que uno de sus hijos, Lemone Lampley II, con un 1,96 de altura está jugando como base en la universidad de Alabama State, jugando su primer año con esta universidad.

Esto es todo por hoy amig@s, espero que os haya gustado esta historia, hasta la próxima…

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial