Psicología y Baloncesto:El tablero emocional

Psicología y Baloncesto:El tablero emocional

Roberto González Rico

El Diván del Deportista

@bertorrico

madison

Hay un modelo de entrenadores que gestionan sus plantillas y jugadores como si se tratasen de piezas de ajedrez, haciendo tal rotación de piezas, en nuestro caso jugadores, pero al fin y al cabo no dejan de ser personas humanas con sus sentimientos, emociones, pensamientos, etc,…

Para muchos entrenadores sería magnífico que estas personas fuesen como robots automatizados a los que poder dirigir con un simple mando a distancia para que estos ejecutaran las acciones que ellos les habrían programados para cada acción concreta.

En este marco los entrenadores podrían hacer gala de sus conocimientos técnicos y tácticos, pero en el deporte y por suerte para muchos, y en el baloncesto también, existen otros elementos que interfieren y que hay que controlar en cada momento, pues ante todo como comentaba anteriormente los deportistas son seres humanos que actúan de una forma consciente y libre, y no como esas figuras del ajedrez que hace mover el Kasparov o Karpov de turno.

Kasparov

Gari Kasparov todo un ejemplo de un estrátega-táctico.

Hay diferentes modelos de entrenador, destacando el modelo más intervencionista, con un control absoluto de sus jugadores, privándoles de cierta libertad, y castigándolo a las primeras de cambio que se salga de la partitura, entre los que tenemos a Dusko Ivanovic o Xavi Pascual, y otro tipo de entrenadores que prefieren dejar más libertad a sus jugadores, cediéndoles una cuota de poder, no tan intervencionistas como podría ser el caso de Pablo Laso.

Ambos modelos son válidos, y personalmente creo que un entrenador debería hacer una buena combinación de los dos, según fuese el caso, pues anteriormente hemos comentado que los jugadores son personas y el entrenador debe también adaptarse a éstos, en función de si se trata de un equipo u otro, teniendo en cuenta los aspectos antes comentados referidos al componente humano.

dusko-ivanovic

Dusko Ivanovic. Ejemplo de gran motivador y de ser muy exigente con sus jugadores. Es duro y autoritario lo cual le ha generado grandes críticas. A veces desde la banda transmite sensaciones no muy positivas para los jugadores, sobre todo en situaciones límite que requieren de serenidad.

También es importante destacar que cada equipo o club tiene una cultura de club, que ha ido perpetuando a lo largo de los años, destacando en este caso las del Movistar Estudiantes o Joventut de Badalona, la cual se ha de intentar respetar y conocer por parte de los entrenadores y que también será otros aspecto importante para el logro de resultados.

demencia-escudo copia

La Demencia tiene el honor de ser el grupo de animación más conocido del baloncesto no ya madrileño ni español, sino nos atrevemos a afirmar que también europeo. Su nombre va indisolublemente unido al de Estudiantes desde hace más de treinta años.

Por lo tanto, aceptemos que en un momento determinado el entrenador tenga que actuar como un dictador, haciendo del control absoluto del juego y sus jugadores su máxima y en otros tenga que ejercer un liderazgo más democrático. Destacar que últimamente y bajo una perspectiva más humanista, éste modelo es el más aceptado, dejando actuar a los jugadores desde la autogestión, aunque tengo mis recelos, y si no que se lo digan a Frank Rijkaard y a su Fútbol Club Barcelona de las temporadas en el 2007 y 2008, donde después de ganar Liga y Champions se dejó llevar por sus jugadores con el resultado ya sabido por todos, 0 títulos en estos años y una imagen de equipo donde cada uno iba por su lado y donde quizás se echó en falta un estilo más basado en el control.

o_20150107002103_frank_rijkaard_podria_regresar

Fran Rijkaard, fiel a un estilo de liderazgo más democrático, que no supo aplicar mano de hierro contra la autogestión de sus jugadores.

Comentábamos anteriormente de que el modelo democrático es el que impera hoy en día, pero no por ello nos tenemos que dejar por esta moda, si es que realmente no tenemos un equipo donde podamos dejar plena libertad a los jugadores, bien sea por las dudas suscitadas o por la  falta de  convencimiento.

El éxito de delegar, que al fin y al cabo es el dotar de libertad a tus jugadores no se mide en cómo delegas, a quién delegas o con qué frecuencia lo haces. Delegar de forma efectiva no es solamente añadir éxito a tus logros, sino multiplicarlos. En la mayoría de los casos no delegar eficazmente reducirá la velocidad de tu desarrollo.

Entre los aspectos a tener en cuenta en el caso de la delegación en la cancha, podemos citar los siguientes:

  • Seleccionar a la persona adecuada para el trabajo: sería lo que conocemos como laprologación del entrenador en la cancha”, casos como el de Spanouilis, Diamantidis, Papaloukas, etc…
  • Darle la información suficiente: ¿Qué es lo que se pretende?. Jugar más lento, hacerlo más para los interiores, subir líneas defensivas, etc,..
albert oliver

Albert Oliver, la prolongación de Alejando García Reneses en la cancha.

  • Delegar el trabajo completo a una persona y darle toda la responsabilidad. Esto elevará el interés del jugador en el proyecto y le dará un sentido más profundo de logro y satisfacción cuando la tarea se haya completado. Eso sí, hay que dejarle bien claro que la responsabilidad es toda del entrenador, evitando culpar al jugador y cargándolo de una responsabilidad que no le corresponde. No lo cambies a la primera cosa que haga que no te guste y castigarlo en el banquillo sin darle una explicación o echándole una bronca delante de todos. Con algunos jugadores puede funcionar pero a otros los hundirías.
  • Enfócate en los resultados no en el proceso. Delega responsabilidad, no trabajo ni tampoco aquello que a ti no te guste hacer. No quieras ni hagas que ese jugador o jugadores hagan de polis malos.
  • Delegar a través del diálogo. Delega en un ambiente que te permita hacer una explicación completa del proyecto. Minimiza las interrupciones y permite de sobra para el diálogo. Involucra a la persona en la discusión y fomenta sus comentarios y sugerencias.
  • Ofrecer retroalimentación positiva y constructiva. No te enfoques en los que está mal, sino más bien en lo que se puede hacer para logarlo mejor.
  • No dejarlo sólo ante el peligro: Es bueno que haya otros jugadores implicados y que también puedan complementarlo y ayudarlo en ciertos momentos en que éste no sea capaz de llevar a cabo las acciones encomendadas.
  • Ofrecer una guía y consejo sin interferir: Señalar los obstáculos con que se puede encontrar y decirle cómo los puede solucionar.
  • Dejar las cosas bien claras antes de delegar: No imponer controles después de que se ha delegado algo. Hay que manifestarlos de inmediato, y evitar malos entendidos.
  • Señalar los obstáculos con que se puede encontrar: Hay que darle visión, así como apoyo cuando sea necesario. Ahora bien, no entendamos apoyo como rescate. Hazle saber que estarás ahí y que no están solos ante el peligro.
  • Dale todo el crédito y reconocimiento a la persona que complete su trabajo: No te quedes Tú con todo el crédito. Lo puedes premiar o felicitar, a quien no le gusta que se le reconozca cuando se hace un trabajo bien. No siempre es el dinero el elemento motivador de más peso el que mueve a las personas.

 Uno se acuerda del típico entrenador chachi, molón que nos dejaba hacer lo que quisiéramos para tenernos contentos, que aun no estando mal ya que nos permitirá tener esa libertad para poder desarrollar el talento que el jugador lleve dentro, no debemos olvidar que esto es deporte, y que a su aspecto lúdico hay que añadirle el del logro de unos objetivos, como si se tratase de una empresa.

Una pregunta se me viene a la cabeza: ¿ Qué es mejor, el entrenador autoritario que consigue resultados o el entrenador más democrático que no consigue los resultados?.

No existe un único estilo de dirección deportiva exitoso, sin embargo, sí cabe enunciar algunas reglas que se deben respetar y ser cumplidas:

Amar lo que se hace, si no es así, mejor dedícate a otra cosa, ya que no será capaz de transmitir pasión ni ilusión a tus jugadores.

Ser flexible y adaptarse a las características del grupo: Por ello anteriormente hablábamos de la combinación de ambos modelos, o la elección de uno u otro en función del tipo de jugadores que tienes bajo tu responsabilidad.

Ser reconocido por los jugadores como una autoridad, es decir, un maestro, coach, capaz de enseñarles el camino de la victoria.

casadevall-1-650x350

Casadevall: «No soy un técnico milagro, soy un entrenador de baloncesto, que es lo que me gusta y lo seguiré siendo»

Ser un ejemplo para sus jugadores: si se pide un esfuerzo ser el primero en trabajar, ser ecuánime en la toma de decisiones, respetando a todos los integrantes del equipo por igual y aceptando las diferencias individuales de cada uno de ellos para convertirlas en una ventaja competitiva con respecto al resto de equipos.

Decir la verdad, con respeto, pero cara a cara.

Elogiar en público, censurar en privado.

Por último, es necesario un recordatorio especial para los que trabajan en categorías de formación: Los jugadores merecen ante todo respeto, especialmente los más jóvenes.

Las prácticas de algunos entrenadores tendentes a provocar un ambiente estresante con gritos, amenazas, y rudeza entre los miembros del equipo (especialmente hacia los novatos) como si administrasen un tratamiento de inoculación de estrés para endurecer psicológicamente a los jugadores deberían de estar proscritas, y quienes las promueven (que afortunadamente son muy pocos) deberían dedicarse a otra cosa bien distinta.
Si todo lo dicho se tuviera que resumir en una sola frase podría ser esta: “Si quieres ser un gran entrenador, esfuérzate en ser una gran persona”.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial