Fondo de armario. Jugadores de Club. Por Carlos Ruf Osola.

Fondo de armario. Jugadores de Club. Por Carlos Ruf Osola.

 

@RufKalle 

Hay una pregunta que a día de hoy me ronda la cabeza, y es la siguiente «¿existe aún el jugador de club?»

¿Existe aún ese jugador nacional, referencia de su equipo y ejemplo para las categorías inferiores y para los aficionados?

Recuerdos nombres de jugadores que empezaron en categorías inferiores y siguieron su carrera en el club que los vio nacer,  a pesar de recibir ofertas superiores para irse, las rechazaron para seguir en su club de toda la toda bien debido a que estaban bien considerados o bien porque “creían” en la causa.

A mi mente se me vienen nombres tan ilustres como como Epi II, Villacampa o Víctor Luengo

Jugadores que disputaron partidos en todas las categorías y acabaron sus carreras en un único club.

¿Es éso viable hoy en día? . Hay jugadores que sí han jugado muchos años en un mismo club y que han llevado a cabo una carrera profesional  tan exitosa que acabaron entrando y con un gran merecimiento dentro de la mitología del club.

Se me te me vienen a la cabeza las imágenes de Rafa Martínez este fin de semana en Valencia,  o a Sergio Llull o Felipe Reyes en el Real Madrid y como no Juan Carlos Navarro a pesar de su pequeño periplo NBA.

 

Sergio Llull: El último valiente. Por Roberto González Rico.

La identificación entre público-jugador-club, en un momento en el que el deporte atravesaba un cambio  en lo referente a  fichajes, dinero, televisiones, traspasos , convirtiéndose en todo un espectáculo , quedó deshumanizada en este deporte como muchos otros ,  pasando muchos de estos jugadores históricos a tener que luchar por ganarse un puesto en el equipo, contra otras jugadores que venían de fuera, y que en mi opinión no eran mejores, aparte de que no llevaban al club en el corazón como si lo llevaban esta gente de casa.

Es necesario para los chavales de la cantera reflejarse en alguien que fue como ellos y tuvo su oportunidad en lo más alto, es un estímulo, una meta, ”si trabajo bien, puedo llegar”.

Reivindico esa pasión,  aún en jugadores profesionales con un pequeño porcentaje sentimental (quizás amateur) de estima a un club y unos valores, seguro que puede ser contagioso para con los compañeros,  resto de club y aficionados.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial