Mike Smith. El primer triple doble en la historia de la ACB.  Por Roberto González Rico.

Mike Smith. El primer triple doble en la historia de la ACB. Por Roberto González Rico.

@bertorrico

https://www.linkedin.com/in/roberto-gonzalez-rico/

En el Diván del Deportista, aprovechando que nos pasaremos una larga temporada en casa, hemos aprovechado para hacer un intensivo de jugadores Nostálgicos, y hoy hemos decidido rescatar la figura de uno de los jugadores americanos más espectaculares que hayan jugado en la ACB, uno de esos otros jugadores que con sus jugadas, mates, y tapones nos engancharon a este deporte.

Un jugador que formó junto a su socio, el otro Smith, una de las mejores duplas de norteamericanos sin duda en lo que es la historia de la Liga, menuda suerte que tuvieron en Málaga de disfrutar de este dúo, más o menos como la mía en Ferrol cuando disfrutaba de Lavodrama y Nate Davis.

Sin más vamos al lío, y a continuación os hablaré de Mike Smith Gibbs, un jugador nacido el 10 de julio de 1963 en New York, y quien con sus 1,98 metros se desenvolvía en la posición de alero.

Formado en la Universidad de Carolina del Sur (forma parte del Hall of Fame),  no consiguió ser drafteado, teniendo que emigrar a la liga Irlandesa (flipadlo), si si, como estáis oyendo, la Liga Irlandesa, donde jugaría la temporada 1985-86 en las filas del Yoplait Dublín, llegándole la oportunidad la siguiente temporada de enrolarse en el Maristas de Málaga (posteriormente Mayoral Maristas), equipo que estaba en 1ªB , y quienes luchaban por ascender a la ACB.

Parece increíble a que sí, pues así fue, gracias a un contacto de los hermanos Maristas, quienes tenían un contacto en Irlanda, y quien les comentó que había muy buenos jugadores americanos jugando en aquella liga, y a muy buen precio.

Fueron tirando de la lista, les falló la primera de las opciones, Mike era la segunda, aceptando la propuesta del equipo, que dirigía Javier Imbroda, su salario fue de 1500 dólares mensuales, en Irlanda cobraba la mitad.

Según se comenta, tampoco hay que fiarse mucho de las cifras, sus promedios fueron de 40 puntos y 20 rebotes, menudo abuso.

Fue Mike quien les hablaría maravillas de Ray, quien se incorporaría algo más tarde, pues no podía dejar tirado a su equipo (Neptune Cork), pues se encontraba disputando los PO.

Además lo de Ray fue un poco suerte también, ya que al demorarse su llegada, negociaron con otro jugador que jugaba en Holanda, pero cuando ya estaba listo para venir con su familia, perdieron el avión, cosas del destino.

Mike era un jugador no muy alto, con un físico imponente, con un salto estratosférico, no era tan anotador como Ray pero aportaba mucho en defensa y en intangibles.

Nostálgicos: Ray Smith, puntos, puntos y más puntos.Por Roberto González Rico.

Pues allí estaban los dos jugando en 1ª B, menudo espectáculo, vaya dos fenómenos, no consiguieron ascender la primera temporada, pero sí el segundo año.

En el partido que les deba a los malagueños el ascenso a la ACB (04/05/1988) , Ray metió 39 puntos y Mike hizo 31.

Su debut en la ACB se produjo el 15 de octubre de 1988, en un partido celebrado en la cancha del Mayoral, y donde vencían al Magia de Huesca por 41 puntos de diferencia, firmando 20 puntos y 6 rebotes.

Su temporada fue realmente espectacular, promediando 23 puntos y 8 rebotes por encuentro, con 13 dobles-dobles, y 9 actuaciones con 30 o más puntos, pero ya no solo eso, pues además aportaba un gran número de intangibles.

Los malagueños quedaron cuartos en la primera fase dentro de su Grupo, por detrás del Oar Ferrol, Caja de Ronda y Bancobao.

En la segunda fase quedarían terceros dentro su grupo, por detrás del Taugrés y del CajaBilbao, en términos generales podemos hablar de una muy buena temporada para su debut en la ACB.

La siguiente sería la última temporada de la dupla Mike-Ray, pues Ray cogería rumbo a Canarias, para enrolarse en las filas del Caja.

Firmaría otra espectacular temporada, no tan anotadora pero más reboteadora, finalizando la temporada con unos promedios de 21 puntos y 9 rebotes, con 21 dobles-dobles.

Un 21 de octubre de 1989 (día en el que yo cumplía 14 años,  a saber lo que estaría haciendo, y un año antes de que naciera Ricky Rubio), firmaría un tiple doble,  31 puntos, 10 rebotes y 10 robos  tras una victoria por 66-65 del Mayoral Maristas(hoy Unicaja) ante el Granada.

Esta fue sin duda una notable temporada, quedando segundos en la primera fase, dentro de su grupo, por detrás del Fórum de Valladolid. 

Ello les serviría para jugar en el grupo I la segunda fase, quedando en un meritorio octavo puesto.

Esta temporada fue nominado gigante extranjero  por la revista «Gigantes del Basket«.

Sería al final de esa temporada en la que se ponía fin a la sociedad Smith&Smith.

Mike bajaría sus registros, aún así firmaría una notable temporada, promediando 19 puntos y 7 rebotes, al ampliarse el número de equipos con derecho a jugar los PO, lograron clasificarse, jugando contra el Fórum de Valladolid, perdiendo la eliminatoria por 2-0.

Era cuestión de tiempo que un equipo de los denominado grandes se lanzara a por su fichaje, pues sin faltar al respeto al equipo malagueño, que tenía y mucho su mérito se le quedaba pequeño, llegándole con 28 años, en plena madurez personal y profesional la oportunidad de fichar por el Joventut de Badalona, equipo que aspiraba a romper la hegemonía de los dos grandes.

Durante los cinco años jugados con los malagueños, dos en primera división y 3 en ACB firmaría 20 puntos de media y 9 rebotes, más no se olviden, todos los intangibles que aportaba.

De Ray Smith se comenta que si hubiese más disciplinado también hubiese acabado en un grande, pues tenía más talento que Mike, solo que Mike tenía una mejor ética de trabajo y era más profesional, de hecho es bien sabido que estuve a punto de fichar por el FC Barcelona, pero unos informes descartaron su incorporación.

Mike se había convertido además en una pieza muy codiciada, pues al haberse casado con una mujer española ya podía jugar como nacionalizado, lo cual además le abría las puertas de la selección española, el Joventut por aquel entonces era posiblemente uno de los equipos más poderosos económicamente de la ACB, con la entrada de Banesto. Firmaría por 4 años, a razón de 100 millones por cada una de ellas.

Con la Penya jugaría durante 4 temporadas, sin duda alguna las mejores del cuadro verdinegro en las que conquistarían la Liga del 92 y la Copa de Europa del 94, con el triple de Corny Thompson.

Mike readaptó su juego a las necesidades del equipo, cogiendo un nuevo rol, ya no tenía que ser ese jugador que cada partido se fuese a los 20-25 puntos, para ello ya estaban otros jugadores,

Su primera temporada fue sobresaliente, en ACB firmaría unos promedios de 14  puntos y 10 rebotes, con casi un 60% en tiros de dos.

Tuvo una gran mejora en el aspecto del rebote, de hecho hasta en 15 partidos cogería 10 o más rebotes, estableciendo su marca personal en 19, que para un jugador de 1,98 metros es una auténtica barbaridad.

Esa temporada firmaría 13 dobles-dobles, teniendo un papel fundamental en la final de Liga ante en Real Madrid, promediando en los 5 partidos que a la postre darían su primera liga a los de Badalona, 15.6 puntos y 11.8 puntos.

Fue elegido como el jugador mejor valorado (MVP) en la final de la ACB.

Ese año estuvieron a las puertas también de conquistar su primera Copa de Europa, pero Djordjevic en el último momento lo impidió con un triple en el último segundo.

La siguiente temporada no estuvo tan bien, aún así sus números fueron correctos (10 puntos y 6 rebotes), el equipo se resintió, perdiendo esta vez la Liga ante el Real Madrid, que se cobraba su particular venganza.

Sería nominado jugador más espectacular de la temporada por la revista «Gigantes del Basket».

Y así llegamos a la temporada 1993-94, un año histórico, mejorando algo sus prestaciones con respecto a la temporada anterior (11 puntos y 7 rebotes por partido), sin olvidarnos de todos los intangibles que seguía aportando.

Perderían la Liga contra el FC Barcelona, pero conquistarían la preciada Copa de Europa, donde en la final tendría un papel muy importante en el rebote, con 10 capturas y una gran contribución el aspecto defensivo.

 

La temporada 94-95 sería la última del Neoyorkino en Badalona, fue una temporada muy difícil, el equipo quedó en el puesto 14 a tan solo dos derrotas de jugar el PO por la permanencia, aún así su temporada fue bastante buena con sus números de casi siempre (14 puntos y 6 rebotes), y con un% en tiros de dos rondando el 60%.

Se hace un profundo cambio en el equipo de Badalona, y Mike con 32 años recién cumplidos ficha por el Real Madrid, quien se ha habría proclamado esa misma temporada campeón de Europa, pero ya nada sería igual, su rendimiento bajo mucho, aparte de que el club no pasaba ni mucho menos por una buena época.

“Fui allí con mucha ilusión y ganas, pero en ese momento el club estaba inestable. La clave es el vestuario. Si no hay un buen feeling, hay problemas… Se nota en la cancha. Después, llegaron los cambios y más estabilidad, hasta hoy. La clave es ser una familia, no como un número. Eso es importante para jugar en un club de baloncesto, no en uno de fútbol”, relata con cierta aflicción.

Y aún hay más: “No te sentías como un compañero o en una familia, te sentías un poco solo muchas veces. Eso no es una excusa, pero sí se nota: siempre quieres dar el máximo posible, ser el mejor, triunfar. Allí pasé los momentos más difíciles de mi carrera deportiva”.

Su primera temporada firmaría (9 puntos y 4 rebotes), la segunda (5 puntos y 1 rebote), y la tercera y última (3 puntos y 1 rebote). Unas cifras bastante pobres para un jugador de su nivel. La última temporada fue cortado tras jugar 12 partidos.

Lo positivo de su estancia en el equipo blanco, sería su debut en 1995 con la selección española, y la recopa ganada por los blancos.

Con la selección jugaría 16 partidos, incluyendo los europeos del 95 y del 97.

Contaba con 35 años, y apareció la propuesta del Caja San Fernando (hoy Betis Coosur), y donde jugaría 3 temporadas, y donde aportaría su gran experiencia, mejorando como era de esperar sus números con respecto a sus temporadas anteriores, 7 puntos y 5 rebotes la primera, 7 puntos y 3 rebotes la segunda, y una tercera donde su participación, contaba ya con 37 años fue escasa.

Se cerraría así su etapa en ACB, jugando un total de 405 partidos, con unos promedios de 12.5 puntos y 6.8 rebotes, destacando su 59% en tiros de dos, en tiros de 3 acreditó un 35.8% aunque tampoco se prodigase mucho en este aspecto, y un 73.3% en libres.

Forma parte de los jugadores que han capturado más de 2500 rebotes (2755).

Aparte de sus números, muy destacables, comentar que fue uno de esos jugadores que ayudaron a engancharse a la gente al baloncesto, gracias a su espectacularidad, de hecho fue ganador del concurso de mates que se celebró en Zaragoza en 1989, imponiéndose a Dan Bingenheimer.

La temporada 2001-02 jugaría 12 partidos en el Lucentum de Alicante de la liga LEB, y donde pondría punto y final a su carrera deportiva.

Pero Mike aún volvería a ponerse el pantalón corto para jugar con el  Ciudad Dos Hermanas (Sevilla) un partido de la primera nacional, era el partido decisivo en el que el equipo se jugaba el descenso. Estaba a punto de cumplir 46 años.

Se preparó físicamente durante algunas semanas, el club le dio de alta en el equipo, jugó unos diez o quince minutos y un triple suyo le dio el triunfo al Dos Hermanas, que logró salvarse.

Mike por aquel entonces estaba haciendo de ojeador de escuelas universitarias norteamericanas para traerlos a Europa, y a raíz de ese partido empezó a colaborar de forma altruista con el conjunto sevillano, llegando incluso a ser presidente.

Actualmente no sé si sigue de presidente en el el club o qué está haciendo, supongo que seguirá por Sevilla, y antes de que se me olvide comentaros que tiene un hijo llamada Sean, de 24 años, y nacido en Madrid,  ha seguido los pasos de su padre en el mundo del baloncesto.

Sean acabó su formación en una Universidad norteamericana, mostrando una gran potencia física, rapidez y capacidad de salto, con unos promedios interesantes, como su padre con una gran aportación el el aspecto defensivo y del rebote, pero con el lunar del lanzamiento exterior, pero en ese sentido tiene el buen ejemplo de su padre, quien con el tiempo fue mejorando y mucho su tiro, claro, al ir perdiendo capacidad física y no poder penetrar a canasta con tantas garantías de éxito tuvo que mejorar en otras facetas como la citada.

Aactualmente se encuentra jugando en el Leyma Coruña, que compite en la LEB.

Y ésta es la historia, de posiblemente de un jugador que es historia en nuestra baloncesto, un jugador que era puro espectáculo, y que sin tanto talento como otros, a base de trabajo, esfuerzo y dedicación consiguió tener una notable carrera deportiva, y si no se llega a ser por las lesiones seguro que hubiera jugado algunos años más, para mí un jugador al que podemos comparar en este sentido con el gran Darryl Middleton.

Gracias por leerme y a ver si en los próximos días podemos seguir recordando a más nostálgicos.

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial