Nostálgicos. Mel Turpin. Todo un nº6 del famoso draft del 84. Por Roberto González Rico.

Nostálgicos. Mel Turpin. Todo un nº6 del famoso draft del 84. Por Roberto González Rico.

https://www.facebook.com/roberto.gonzalezrico

@bertorrico

https://www.linkedin.com/in/roberto-gonzalez-rico/

Pues aquí continuamos un día más, con otra historia de baloncesto, tocándole hoy el turno a un jugador que tuvo un paso fugaz por nuestra liga, donde jugaría una sola temporada a finales de los 80, pero a pesar de todo sigue siendo un jugador muy recordado por la afición española.

Otro de esos fichajes marca de la casa que se sacaría de la manga el Cai Zaragoza, sin duda alguna uno de los mejores equipos junto al Fórum, Oar Ferrol o Argal Huesca en lo que respecta a fichajes de jugadores americanos en esa época.

Malabares es lo que hacían, se iba un jugadorazo pero ya rápidamente venía otro, no sé cómo lo hacían pero desde aquí mi aplauso a las personas encargadas de este trabajo, sobre todo por permitirnos disfrutar de verdaderos jugones.

Y uno de esos jugadores sería Melvin Harrison «Mel» Turpin, un jugador nacido en 1960 en Lexington, Kentucky en 1960, y fallecido con apenas 49 años, en octubre de 2003.

Como curiosidad comentar que Lexington está entre las 15 mejores ciudades de los EEUU  en lo que se refiere al empleo para jóvenes profesionales.

Era un jugador muy grande y corpulento, que gracias a  sus 211 centímetros y sus kilos dominaba las zonas a su antojo,  y es que Kentucky siempre ha destacado por su gran labor en sacar grandes pívots como por ejemplo Mike Phillips o Sam Bowie.

Turpin, se formaría en esta universidad, donde recibiría el apodo de «The Big Dipper» jugando para los Wildcats durante 4 temporadas, siendo una pieza fundamental en que el equipo conquistase tres títulos consecutivos de la SEC de la temporada regular, siendo campeones en la temporada en el 84.

Había llegado a Kentucky tras varios años en la Bryan Station High School (escuela secundaria), donde había tenidos problemas con los estudios , hasta que apareció la figura de un asesor local que trabaja como orientador y quien junto al trabajo de su madre Louise se encargaron de enderezar el rumbo de Mel, el cual no iba por muy buen camino.

Poco a poco iría entrando en la rotación del equipo, llamando la atención de Kentucky, quienes le ofrecerían una beca de estudios, pero previo paso por lo Academia militar de Fork Union en Virginia, donde buscaban corregir los malos hábitos que tenía en cuanto a estudios y conducta.

Allí se saldría, con unos promedios de 25 puntos, 15 rebotes y 8 tapones por partido, pronto los Wildcats le abrirían la puerta para enrolarse en su equipo, nombrando a Sam Bowie como mentor durante  sus primeros pasos en la universidad.

Junto a Bowie formaría una dupla temida, serían como una especie de torres gemelas, pero dado el nivel de Bowie apenas contaba con minutos para demostrar su talento, hasta que Bowie empezaría con su calvario con las lesiones, siendo justo ahí cuando con minutos Mel se convertiría en una pieza imprescindible dentro del equipo.

Pero con los Wildcats no podrían conquistar la tan ansiada NCAA, tras perder en semifinales ante la Georgetown comandada por Pat Ewing, y quienes a la postre serían los campeones al imponerse a los Houston Cougars, liderada por Akeem Olajuwon, y que contaba con dos jugadores que posteriormente jugarían en la ACB como Rickie Winslow y Michael Young.

Los promedios de Turpin en estas 4 temporadas fueron notables, 15.2 puntos y 6.4 rebotes, en el último año como universitario sería el máximo anotador de la conferencia Mideast.

Además cuenta con otros récords en su haber como el de ser el máximo anotador durante un torneo SEC, así como el jugador con más puntos anotados en un partido, con 42, contra la Universidad de Tennessee, y que realizaría en su época como junior.

Ya en ese último año empezarían los problemas con la alimentación que le acompañarían durante toda su vida, de hecho en la universidad se organizaría un grupo de vigilantes nocturnos, conocido como la «policía de la pizza«, quienes se encargaban de vigilarlo durante la noche y así evitar que comiese más de lo debido,  logrando en cierta medida que estuviese dentro de un peso promedio que le permitiese estar en unas condiciones óptimas para poder jugar a un buen nivel.

Una verdadera pena, hoy en día, en un mundo más profesionalizado, se le podría dar un tratamiento integral, desde un punto de vista alimenticio y otro psicológico, para modificar su conducta, y aquellas situaciones asociadas a este trastorno alimenticio, y así podríamos disfrutar de todo su baloncesto, que era mucho y bueno.

Su gran papel con Kentucky le servirían para obtener una meritoria sexta posición en el draft del 84, por detrás de Olajuwon, Bowie, Jordan, Perkins y Barkley, casi nada.

Incluso se comentó, no sé lo que hay de cierto, que Turpin pudo ser número 2 del draft, pero los Blazers finalmente se decidirían por Sam Bowie,  su compañero de Kentucky, os imagináis que hubiese sido elegido por delante de Michael Jordan.

Sería elegido por los Washington Bullets, quienes le traspasarían rápidamente e los Cleveland Cavaliers, con los que jugaría tres temporadas, por los que las que cobraría un millón de dólares por temporada.

Su mejor temporada sin duda sería la 85-86, en la que promediaría 13.7 puntos y 7 rebotes en casi 29 minutos, descendiendo notablemente sus guarismos a la mitad al año siguiente, 6.1 puntos y 3 rebotes en 12.5 minutos.

Tres temporadas en las que promediaría 10 puntos y algo más de 5 rebotes en un total de 223 partidos en casi 23 minutos. Esto en lo que se refiere a la liga regular, jugaría otros 4 partidos más de POs en la temporada 84-85, aportando 6.3 puntos y 2 rebotes.

Se ve que en esa segunda temporada pudieron mantenerlo a raya en el tema del peso, y por eso que podría jugar más minutos y tener mejores números, y es que en su primer año se gastaría en multas por sobrepeso un total de 90.000 dólares.

El verano del 87 llegaría a los Utah Jazz, donde sería el suplente de gigante Mark Eaton,  jugando 79 partidos de la liga regular, en los que promediaría 5.0 puntos y 3 rebotes en poco más de 12 minutos.

Como anécdota comentar que en ese año en los Jazz tendría como competencia a otro jugador con el que se le comparaba por su aspecto físico, Darryl «Gorilla» Dawkins, también fallecido hace unos cuantos años.

El equipo alcanzaría los PO pero en los 7 partidos en los que apenas tendría protagonismo, y supongo que esto fue clave para decidir dejar la gran liga norteamericana y emigrar a Europa, con destino a Zaragoza, en un intercambio de derechos con el equipo maño,  por los que Piculín Ortiz se iría a jugar a los Jazz.

«Realmente fue curioso porque teníamos fichado a Piculín Ortiz por 4 años y lo vinieron a ver de Utah Jazz para llevárselo. Nuestro entrenador era Ranko Zeravica y Piculín no le convencía demasiado y llegamos a un acuerdo de cambio de jugadores, Ortíz por Turpin«, comentaba José Luis Rubio, presidente del Club a declaraciones al Heraldo de Aragón, tras conocer la muerte del jugador.

Piculín había sido enviado a Zaragoza un año para foguearse , pues los Jazz tenían su puesto bien cubierto, con Marc Iavaroni y Thurl Bailey, una vez de vuelta a Utah, estos aprovecharían para deshacerse de Turpin, quien acabaría en Zaragoza.

Nostálgicos: José Piculín Ortiz, uno de los más míticos y longevos jugadores del basket de los 80. Por Roberto González Rico.

En principio era un buen intercambio para los zaragozanos, pues solo pagarían 200.000 dólares de la ficha de Turpin, que era de un millón de dólares.

Muchos veían en su fichaje ese salto de calidad que buscaba dar el equipo, donde había una gran base de jugadores nacionales, y quienes estaban entrenados por un gran entrenador como el serbio Ranko Zeravica.

Formaría pareja con Pete Myers, quien solo jugaría 4 encuentros, siendo sustituido por Leon Wood, quien había sido campeón olímpico con EEUU en los JJOO de Los Ángeles, y quien actualmente es árbitro de la NBA.

Vendría a sustituir a Lemone Lampley, el equipo zaragozano buscaba un jugador más alto y más corpachón y también con más experiencia, y que sirviese de referente, en el equipo empezaban a destacar jóvenes jugadores, algunos de ellos interiores, como el caso de Santi Aldama o Quique Andreu.

Nostálgicos. Lemone Lampley. Aquella espectacular suspensión tras una media vuelta .Por Roberto González Rico.

No podría tener un mejor debut, su presentación en sociedad en la ACB sería en Granada, en un partido contra el Puleva al que vencerían por 10 puntos, con una exhibición de Turpin, quien aportaría 31 puntos y 10 rebotes, con un espectacular 14/16 en t2.

Sería el primero de los 7 triples dobles que firmaría durante la temporada, siendo sus topes los 31 puntos de su debut  y 16 rebotes, estos últimos en un partido en la pista del Magia de Huesca.

Empezaría como un cohete, demostrando ese gran pívot que sería en Kentucky, y el porque había sido elegido en el número 6 del dratf, pero poco a poco se iría diluyendo como un azucarillo.

Sus números serían correctos, 14 puntos y 6 rebotes, pero creo que se esperaba más de él, y sobre todo en los POs , donde el equipo sería eliminado en semifinales por un contundente 3-0 contra el Barcelona ( Turpin solo jugaría 2 partidos, con unos pobres promedios de 8 puntos y 2 rebotes).

El club lo sancionó y no jugaría el tercer partido, y es que Turpin había entrado en una espiral negativa, se comenta de su afición por las salidas nocturnas y a comer hamburguesas, así como su poca disciplina en los entrenamientos.

En los 1/4 de final contra el Caja de Ronda, a quienes vencería en dos partidos, sus números serían de 9 puntos y 5 rebotes, una cifra algo baja para un jugador de este nivel.

En la Copa del Rey, también quedarían eliminados por el Barcelona, en un torneo ganado por el Real Madrid, comandado por Drazen Petrovic.

Sería sustituido por Aleksander Beloesteny tras la finalización de la temporada.

«Jugó al 70 por ciento de lo que podía dar. Le llamaban ‘Mister Hamburguesa‘ aunque yo no le vi comer demasiadas. Era fuerte, no gordo, porque llevábamos el control del peso. Yo creo que no se adaptó nunca al cien por cien». José Luis Rubio.

Os dejo una anécdota de su paso por la ACB. «Fuimos a Málaga a jugar y cuando estábamos esperando para coger el vuelo de vuelta se dio cuenta de que se había dejado una cartera en el hotel con 200.000 pesetas de la época. Él no estaba nada preocupado, pero mandamos a alguien en un taxi para que la recuperara». José Luis Rubio.

Nostálgicos. Alexander Belosteny, primer jugador soviético en la ACB. Por Roberto González Rico.

Regresando a EEUU para enrolarse en las filas de los Washington Bullets, pero solo jugaría una temporada, con los que jugaría 59 partidos, con unos promedios de 4.7 puntos y 3.7 rebotes.

Sería su última temporada en la NBA ,en las que en 5 temporadas, en los que jugaría 448 partidos, con unos promedios de 8.5 puntos y 4.6 rebotes, y también como profesional, tenía solo 29 años.

En octubre de 1989 nacería su hijo Kiel, y quien ha seguido los pasos de su padre en el baloncesto. Es más alto que su Mel, mide 213 centímetros, formado en la Universidad de Florida State, lo pudimos ver jugar en Europa, en el  Dinamo de Tbilisi en Georgia.

 

Una pena, la verdad, para quien había sido elegido con el número 6 en uno de los mejores drafts que se recuerden, sin duda alguna que estamos ante uno de los casos de esos jugadores con un talento enorme, pero que había sido desaprovechado, en su caso se habló mucho de sus problemas de sobrepeso, los cuales eran ciertos, de ahí que cuando llegaban los finales siempre llegaba bajo de forma.

Sin duda alguna, y de haberse cuidarse un poco más habríamos estado ante uno de los jugadores más dominantes del viejo continente.

En esa época, a finales de los 80, creo que era el único jugador en la ACB que podía jugar de tú a tú por fuerza con Norris, aunque era más lento, pero lo recuerdo bastante ágil para su altura y peso.

Su vida tras dejar el mundo de la canasta no fueron nada fáciles, a sus problemas de salud, tenía diabetes, se añadían otros problemas como el laboral y también la enfermedad de su mujer.

Estaría trabajando algún tiempo como vigilante de seguridad para una fábrica local y un centro médico, pero sin estabilidad, lo que hizo que poco a poco fuera mermando su salud mental, hasta que en julio del 2010, a punto de llegar a los 50 años decidió poner punto y final a su vida de forma voluntaria.

Y es que el Cai tiene un listado de jugadores fallecidos demasiado amplia,  en lo que respecta  sobre todo a jugadores interiores, es como si tuvieran una maldición, pues además de Turpin, hay que añadir a esa lista otros jugadores como Magge, Cummings, Belosteny o Sansegundo.

Otra triste historia dentro del mundo del deporte, con un final fatídico, y es que ahora se me vienen a la cabeza muchos otros casos de deportistas a los que le resulta difícil realizar esa transición, tras abandonar la práctica profesional del deporte.

Psicología y Baloncesto:¿Y ahora qué?. Por Roberto González Rico.

Finalizo con este tema de uno de mis grupos favoritos, zaragozanos por cierto. El líder de esta banda también fallecía un 09 de julio, pero dos años antes.

DEP y hasta la próxima…

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial