Fondo de armario. El jugador (visto diferente). Por Carlos Ruf.

Fondo de armario. El jugador (visto diferente). Por Carlos Ruf.

 

Kalle actual

10/03/2018

@kalleruf

Hoy me apetecía hablar o escribir de esos aspectos de los jugadores, los cuales en la mayoría de las ocasiones pasan desapercibidos para el público, pero que a la hora de valorar a un jugador, tanto los  scouters como los  técnicos lo tienen muy en cuenta.

Por ejemplo, nos fijamos mucho en la altura y las estadísticas básicamente, pero hay muchos aspectos a valorar y que me que gustaría reflejar.

La altura no lo es todo, fijaos también en la envergadura de brazos de un jugador, algunos jugadores no muy altos tienen  una envergadura increíble, entre ellos Fernando Martín, quien  con 2’04 tenía una envergadura de 2’24 o Ricky Rubio, quien con su 1’93 tiene 2’15, lo que le lleva a robar muchos balones, muchos sin estar  tan siquiera cerca de su defensor.

2

Podríamos decir que con dimensiones así, un jugador de 2’03-2’04 juega como un 2’08-2’10.

Otro concepto a tener en cuenta es lo que se denomina “tener buenas”, nada que ver con tener una buena mano (para el tiro).

Es un apartado muy apreciado por los scouters y entrenadores , es lo que se conoce como  la capacidad de agarre del balón, hay jugadores que parece que tengan ventosas en sus palmas, no les quitas un balón ni loco. Se ,me vienen a la memoria Reggie Johnson, algo paranormal, el gran Moses Malone, quien que parecía que absorbiera con sus pequeñas manos la pelota u Otis Howard.

La técnica individual es importante y se da por supuesta, pero la capacidad de improvisación o la “creatividad” de un jugador es muy importante, es decir cuando alguien en cierto momento dado puede salirse del guión e inventarse algo que sorprenda al rival y sobre todo al público.

El pase es un aspecto poco valorado, si vas a una pista con un compañero, es un 99% probable que entrenéis el tiro, no el pase, lo cual me parece un gran error.

3

“Fijaos como pasan el balón los grandes jugadores, va casi recto rápido y a su sitio, ni alto ni bajo”

Como decía un gran entrenador, “el balón corre más a pase que con dribling“, no todo el mundo lo ve así, y sobre todo la lectura del partido(escoger la mejor decisión y el ritmo que más interesa en cada momento)y la generosidad para ver siempre al compañero mejor situado para meter canasta, y es que ya saben que la asistencia hace feliz a dos.

El juego sin balón es otro aspecto a tener en cuenta, diez jugadores y un balón, lo que conlleva que el tiempo sin balón será muy inferior inferior al que tengas el balón en la mano, y ello hay que tenerlo muy presente y en cuenta.

A veces cuando me han invitado a  dar alguna  charla, medio en broma no pocas veces se me ha oído decir  que “era la capacidad de no molestar a los compañeros”, y efectivamente, el baloncesto es un juego en el que estás jugando mucho con la amenaza y como tal “arrastrar” a tu defensor para evitar que haga una ayuda.

Otros aspectos de gran importancia y que forman parte de los famosos intangibles, tan de moda hoy en día,  son los de entrenabilidad, carácter, deseo e instinto, y los cuales a mí particularmente me encantan, sobre todo porque ayudan a comprender el hecho de que algunos jugadores funcionen en algunos equipos y otros no.

La “entrenabilidad” o capacidad de entender lo que pide el entrenador y desarrollar el guión creado como equipo, es lo antagónico a ser un jugador anárquico,  y tiene mucho que ver con  cumplir con las órdenes del entrenador.

El “carácter”, llamadlo personalidad del jugador, ¿cuántos jugadores, grandes anotadores se vienen abajo en los partidos importantes? . Los hay que se esconden, otros toman la responsabilidad y se echan al equipo encima, algunas veces con acierto y otras con no tanto acierto, o también tenemos a aquellos jugadores que en los momentos calientes  les pueden los nervios y la ansiedad, llevando a cabo acciones poco habituales muchas veces sin acierto, un acierto que por el contrario si tienen en otros momentos no tan decisivos.

4

El “deseo”, esa capacidad de seguir adelante y luchar yendo quince o veinte puntos abajo, o coger un rebote delante de jugadores veinte centímetros más altos, he ahí es la diferencia. El prototipo de este tipo de jugadores es Charles Barkley o en nuestra liga Felipe Reyes.

El “instinto”, saber dónde irá un rebote, prever el pase que se cortará, ese algo que se tiene o no se tiene, esa conexión casi espiritual con el juego en el que todo fluye e incluso parece que ciertos momentos tus ojos ven el juego más lento de lo que pasa en verdad , y que se caracteriza en saber leer los ojos y el pensamiento del contrario.

Estas son en lineas generales unos “tips” diferentes para ver a los jugadores de baloncesto, espero que al menos os fijéis en algunos y os pueda servir para verlos también de otra manera diferente.

Psicología y Baloncesto:Intangibles, esos desconocidos tan necesarios

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial