Nostálgicos: José Montero, el primer base moderno del baloncesto español. Por Roberto González Rico.

Nostálgicos: José Montero, el primer base moderno del baloncesto español. Por Roberto González Rico.

 

madison

Hace unos días veíamos en el mundo del fútbol como Neymar JR fichaba por el PSG francés, un acto que los barcelonistas entendieron como una traición, pero que es un hecho muy habitual en el deporte, no siendo el del baloncesto una excepción, como veremos a continuación.

Recuerdo no hace mucho las marchas de Herreros y Felipe Reyes del Estudiantes al Madrid, o de Ricky Rubio al Barcelona, pero si retrocedemos en el tiempo nos encontramos con uno de los fichajes quizás más controvertido que recuerde dentro del baloncesto español, que fue el fichaje de José Montero por el Barcelona en 1990, y quien procedía al igual que Ricky o anteriormente Andrés Jiménez del Joventut de Badalona.

jose-antonio-montero-16-años-scbm-400x414

Hablamos sin duda alguna del primer base moderno del baloncesto español, en una época donde los bases eran pequeños apareció Montero con su 193 metros para cambiar un poco el paradigma establecido en este sentido hasta ese momento.

Fue un jugador precoz, que quemó etapas muy rápidamente, muy talentoso, y que destacaba por su gran lanzamiento exterior, con una exquisita técnica y elegante suspensión , aparte de ser un gran defensor, gracias a su capacidad de salto y privilegiado físico.

Se formó en las dos canteras por excelencia del baloncesto español, Estudiantes y Joventut, equipo con éste último con el que debutó con 16 años, pero no fue hasta la temporada 1983-84 en la que se le empezó a ver con más asiduidad en el equipo.

Fondo de armario. Mi experiencia en cantera. Por Carlos Ruf.

Nueve temporadas jugó para los verdinegros, en una de las mejores etapas del club, marchándose justo antes de que la Penya se convirtiese en ese equipo campeón de principios de los 90.

88-89_plantilla

En Badalona ganó la Copa Korac y 2 Copas principes de Asturias, siendo una pieza importante en el equipo, de hecho en 1987 fue drafteado ( 2º español tras Fernando Martín) por los Atlanta Haws  en quinta ronda, en la posición 113, junto a los David Robnson, Scottie Pippen o Reggie Miller entre otros.

«Personalmente, veo dificil jugar en la NBA, . Tengo que calibrar lo que esto supone y si me conviene como experiencia acudir al campus de Atlanta o tomarme las vacaciones con normalidad». «Una semana antes de empezar el Europeo había oído algo de que podía salir elegido en el draft de la NBA, pero no lo tomé demasiado en cuenta, teniendo en cuenta que, para un base extranjero, es mucho más difícil ir allí que para un hombre alto».

Ese verano de 1987 dejaría para el recuerdo su sensacional duelo con el dios griego que reinaba en el basket europeo, Gallis, al que dio un repaso en el Campeonato de Europa de 1987, en el que España fue la única que ganó a Grecia, a la postre campeona.

25532-momentos-epicos-atenas-04-400x610

Y con nuevos retos en su horizonte, y tras descartar al Real Madrid y una oferta de renovación de los de Badalona el junio de 1990 firmaba por el Barcelona por 3 temporadas.

Montero percibiría por su nuevo contrato alrededor de 270 millones de pesetas, es decir, unos 90 millones de pesetas por cada una de las tres temporadas por las que se había comprometido con el cuadro azulgrana.El Barcelona pagó además al Joventut unos 25 millones de pesetas en concepto de indemnización por los derechos de formación del equipo badalonés.

53432467

Su fichaje provocó que Quim Costa saliese del equipo para fichar por el Girona Basket.

En el FC Barcelona, junto a jugadores como Epi, Audie Norris, Sibilio o Solozábal vivió el período más fructífero de su carrera a nivel de títulos: ganó tres ligas ACB y dos Copas del Rey. La gran asignatura pendiente de Montero en su etapa barcelonista fue la Copa de Europa, que nunca ganó pese a disputar dos veces la final, en 1991 y 1996.

7f4959dcea0db203af053c6f69b44191--euro-basketball

Aún recuerdo el recibimiento hostil que le dispensó su antigua afición en su primer partido como azulgrana a Badalona y donde acabó a el partido eliminado sin anotar un solo punto y despedido por el público al grito de “Jose saluda, Jose saluda”, para que vean ya mucho antes sucedían estas cosas.

Aunque uno a nivel personal tenga la impresión de que no llegó a ser todo lo esperado en cuanto a las expectativas que se habían creado a su alrededor.

Además tuvo la mala suerte de ser un protagonista involuntario de la final de la Copa de Europa de 1996 contra el Panathinaikos, donde tuvo la canasta ganadora, de hecho hizo canasta, pero los árbitros en una de las decisiones más polémicas del mundo del deporte no quisieron dar, si aquella famosa del tapón ilegal de Vrankovic, y que fue una de las peores noches para los aficionados azulgrana de este deporte.

Cabe señalar que los árbitros dieron por legal el tapón, en contra de lo que indicaba el reglamento, y el Panathinaikos ganó la final por un punto. Meses después la FIBA resolvió un recurso del FC Barcelona reconociendo que el tapón fue ilegal y que la canasta se debía haber concedido, pero no le quitó el título al Panathinaikos.

«Para mí, es una anécdota. No niego que en el momento en que pasó y probablemente hasta el final de mi carrera fuera un tema presente, pero de la misma forma que lo fueron otras muchas cosas. ¡Hombre!, por supuesto, fue una anécdota dolorosa porque tuvimos un equipo sensacional. Tocamos el cielo, pero alguien nos lo arrebató».

«El balón salió despedido después de una jugada muy confusa en nuestra defensa en la que Yannakis acabó en el suelo. Tuve que agacharme para recoger el balón porque venía rodando. Además, estaba mojado. Pensé: ‘Asegura, no vaya a ser que se resbale’. Cuando dejé la bandeja fue cuando vi la mano de Vrankovic. He oído tantas cosas después… Algunas tan absurdas como que alguien en Estados Unidos hizo un estudio que decía que el balón no habría entrado. Yo nunca he pedido explicaciones a nadie. Llegó un momento en que pensé: ‘Hay que vivir con esto, para lo bueno y lo malo’. Pienso que hice lo correcto y que el equipo también obró correctamente».

3 - Tapon27may

14 años después en París los azulgrana se vengaban de aquello, y lo hacían contra los griegos del Olympiakos en una de las mayores exhibiciones que se recuerden en una final de Euroliga.

La temporada 96-97 será la última en el conjunto azulgrana, donde además pierde protagonismo con la llegada a mitad de temporada de Sasha Djordjevic, cerrando además su periplo en la ACB.

Con los azulgrana conquistaría 3 ligas y 2 Copas del Rey.

Su relación con el Barcelona no acaba de muy buenas maneras, de hecho Montero tenía contrato hasta la temporada 2002,  llegando a demandar al club azulgrana por su marginación  en el equipo, viéndose muy apoyado en todo momento por sus compañeros, con Andrés Jiménez a la cabeza.

Montero-y-Aito-Gigantes-1994-400x525

En noviembre de 1996 se convierte en un histórico de la liga al alcanzar las 750 recuperaciones.

En total fueron 454 partidos, en 14 temporadas, donde promedió 9 puntos, 2 asistencias y 1.6 recuperaciones por partido.

Apoyado en la Ley Bosman, que trajo la libre circulación de jugadores comunitarios por Europa decidió emigrar a Francia, de la mano del Limoges, quien lo seduce con un ambicioso proyecto que no resulta, decidiendo poner punto y final a su carrera deportiva en 1997, con tan solo 32 años.

Limoges Jose Montero (L) passes Olympiakos Michael Hawkins, during the Limoges/Olympiakos basketball Euroleague game 20 November in Limoges. Limoges won 66 to 60.

Pero Montero ya había ido planificando su futuro tras dejar el basket, primero empezaría a estudiar Medicina, pero como no podía compaginarlo, se pasó a INEF, la cual complementaría con un MBA, según propias palabras » Mientras otros se divertían yo estudiaba».

Y ello finalmente dio su frutos, primero como profesor en la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad Ramón Llull de Barcelona y posteriormente como colaborador de la Federación Española de Baloncesto.

Montero, que en los últimos años ha ejercido el cargo de director de Relaciones Internacionales, tiene una amplia experiencia en la FEB, en la que entre otras cosas asumió los cargos de director de los dos grandes eventos internacionales organizados en la última década: EuroBasket 2007 y Copa del Mundo 2014.

Entre uno y otro campeonato fue asimismo director de gabinete del Secretario de Estado para el Deporte, en la etapa en que Albert Soler, actual director de Deportes Profesionales y de Relaciones Institucionales del Barça, fue el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD).

En julio del año pasado el nuevo presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB),Jorge Garbajosa, anunció el nombramiento del ex jugador José Antonio Montero como Vicepresidente Ejecutivo.

El pasado julio el nuevo presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB),Jorge Garbajosa, anunció el nombramiento del ex jugador José Antonio Montero como Vicepresidente Ejecutivo.

GarbajosaMontero-1-400x231

 

Aquí os dejo el vídeo del polémico tapón de Vrankovic, narrado por Ramón Trecet, de ingrato recuerdo para todos los barcelonistas.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

¿Qué necesitas? ¿Qué necesitas?

← Paso Anterior

Gracias por contactar. Responderemos en la mayor brevedad posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial