La historia jamás contada de Barcelona 92.

La historia jamás contada de Barcelona 92.

El año 2022, se cumplirán 30 años de que quizás es el evento que más ha transformado la maravillosa ciudad de BARCELONA, me estoy refiriendo claro es

Nostálgicos. Ademola Okulaja. Potencia africana y fiabilidad alemana. Por Roberto González Rico.
FC Barcelona Basket. Carácter igual a destino.Por Roberto González Rico.
Actualidad FC Barcelona. Nick Calathes. Asistencias a ritmo de dobles figuras.Por Roberto González Rico.

El año 2022, se cumplirán 30 años de que quizás es el evento que más ha transformado la maravillosa ciudad de BARCELONA, me estoy refiriendo claro está al de la Olimpiada de 1992, que revolucionó y cambió la faz de la Ciudad Condal.

En toda historia reciente es fácil consultar tanto libros como hemerotecas, pero hay siempre un trocito de historia o mejor dicho, intrahistoria, que pasa desapercibida, algo así como lo que pasa entre bambalinas en una obra de teatro.

Todo se iniciaría en el actual Estadio de Montjuic, en su formato antiguo, durante aquellos cursos de atletismo en los años 50, iniciados bajo el amparo del Club Natación Barcelona y los cuales tendrían como persona fundamental a Nemesi Ponsati.

En esas acciones formativas coincidirán una serie de personas fundamentales, quienes por aquel entonces contaban entre 13-14 años, Arturo Ruf, Hans Ruf (mi padre), Romá Cuyás (futuro Secretario de Estado para el Deporte del 82 al 87, y secretario del Comité Barcelona’92) y Ernest Lluch (futuro Ministro de Sanidad y tristemente asesinado en un atentado por ETA).

Al fallecer Nemesi Ponsati el año 1981, tanto mi tío como mi padre activarían un Memorial Atlético, organizando una competición en el que por aquel momento era el nuevo Estadio Serrahima en Barcelona.

En dicha competición volverían a coincidir los citados pupilos de Ponsati, los cuales deciden pasar a la acción, jurándose hacer realidad las palabras del maestro, quien les había dejado hecho una herencia, que era la del honor de luchar con todas sus fuerzas para que algún día Barcelona pudiese formar parte del olimpo de ciudades olímpicas.

Dada la relación de Cuyás y Lluch con el alcalde de Barcelona por aquel entonces, Narcís Serra, le piden audiencia comentándole los planes que tenían para la ciudad condal, ante el lógico asombro de éste último..

Poco tiempo tardaría Serra en comunicarle a Samaranch, Presidente del COI, la intención de luchar por la carrera olímpica de Barcelona , ante la perplejidad y entusiasmo del máximo dirigente olímpico, nacido por cierto en Barcelona.

El resto, lo podréis encontrar en las hemerotecas y libros, siendo el punto de partida el de la creación en 1983 de la primera oficina olímpica de Barcelona, contando además con la implicación del Estado, a través de grandes inversiones y contactos internacionales para lograr la victoria.

Y claro empezaron las obras civiles de reestructuración de la ciudad, pero, ¿y los deportistas?

¿Cómo iban a prepararse y lograr presentar batalla en una gran competición?

Mi padre en 1987 en un artículo que podéis ver más abajo empezaría a pedir a gritos un Centro Especializado para Deportistas de Alto Rendimiento, especialmente en la prueba en la que él se especializaría, el Salto con Pértiga.

Al mes y medio sería requerido para ver unas instalaciones en Sant Cugat, utilizadas como Centro de Rehabilitación, especialmente de minusválidos.

En nada comenzarían las obras de lo que hoy conocemos como el famoso CAR de Sant Cugat.

Entre los atletas medallistas de Barcelona 92 se encontraba Javier García Chico, medalla de bronce en salto con pértiga, y quien era entrenado por mi padre.

Como anécdota, comentar que una vez finalizados los JJOO, hubo un amplio sector de gente que reclamaron ponerle al Estadio Olímpico hubo un sector de gente que reclamó que al recinto se le diera el nombre de Nemesi Ponsati, quedando al final el “políticamente correcto” de Lluis Companys.

Pero el nombre de Ponsati, el deporte barcelonés y el estadio, son ineludiblemente imposibles de desligar, como así lo reflejaron numerosas cartas al director de diversos y variopintos diarios.

Os pongo un ejemplo de una carta al director diario La Vanguardia del año 1987.

Al final el merecido homenaje a Nemesi Ponsati se culminaría otorgándole el nombre de la plaza que está al lado del Estadio Olímpico de Montjuic.

Muchos son los discípulos de este maestro no solo deportivo, si no también en otras facetas de la vida, a quienes influiría este maestro, un buen puñado de chavales de la época, a quienes les inculcaría unos grandes valores y principios éticos y morales.

Así como también el de la disciplina y el esfuerzo por alcanzar unos objetivos, gracias al trabajo y un gran esfuerzo de superación.

Hoy he querido rendirle un homenaje a este personaje clave y quizás desconocido o desapercibido para muchos, como tantos y tantos que ha habido y hay, y que no buscan más gloria que la satisfacción de ver su obra realizada, muchos incluso más allá de su muerte, como es el caso que nos atañe en el día de hoy.

La famosa frase de “a la ville de….BARCELONA” ya es historia, una historia conocida por todos, lo otro es el inicio de un largo camino al éxito de las que se denominarían como ”las mejores Olimpiadas de la Historia”.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies